sábado, 14 de enero de 2012

Hugo Fattoruso 
“En Uruguay siempre surgieron una gran cantidad de músicos,  desproporcionado con las gateras que hay para  la carrera”

  Aldo Roque Difilippo

“Si yo hiciera zapatos los haría igual que cuando hago música, con el corazón. Si vendiera verduras haría lo  mismo, si fuera portero de un Hotel me gustaría llevar bien las valijas, estar impecable. Entonces las artes y las sensibilidades no dependen si es músico o qué, pasa por lo mismo” comentó Hugo Fattoruso.
En diálogo con HUM BRAL, Fattoruso reflexionó sobre  las sensaciones y  respuestas obtenidas en su participación del 6to. Encuentro Jazz a la Calle, opinando sobre otros aspectos de la realidad musical del Uruguay.

Aún reconociendo la obviedad de la pregunta, ¿qué experiencia recoges de estos encuentros?
-Esto que sucede acá es una maravilla. Yo soy sospechoso en las declaraciones porque soy hincha de la música.  No me gustan los misiles, los bombardeos, los ejércitos, los helicópteros. Hay gente que le gusta el teatro, la pintura. A mi me gusta la música, este evento es para la música. Entonces es buenísimo todo este amor que genera; y en esta ciudad que es muy especial, una cosa aparte en el mundo. Hay gente de varios países, muchos podemos conocernos, tocar con diferentes personas y las personas que van a asistir a los shows se encuentran siempre con agradables sorpresas; así que todo muy positivo…

Muchos dicen Hugo podría estar en un gran evento, sin embargo está tocando en la calle en Mercedes.
-¡Ah, claro!

¿Lo disfrutas?
-De eso se trata. Los músicos siempre hacen eso cuando se juntan a tocar, generalmente lo hacen con un par de amigos. Acá lo hacen con la gente de la ciudad, con los que pasan; es un contacto muy agradable.

Muchos de tus colegas dicen no estamos acostumbrados  a tocar para  tanta gente.
-¿Quiénes dicen?

Lo dijeron los muchachos de “Tapones de Punta” durante su actuación.
-¡Ah, mirá!. Bienvenido entonces. Ese grupo es de Argentina, y le debe haber sorprendido el modo  pacífico, agradable, afable. Sabemos que en todos lados es difícil, y en Argentina en los conciertos se pone difícil por  los accidentes graves que hay. Vinieron a tocar, está lleno de gente y no vieron un solo policía porque no hace falta. Eso habla muy bien. A los tipos les debe parecer que están en un sueño.

¿Hay diferencias en tocar en la calle que en grandes eventos?
-Hay diferencias. Imaginate yo tengo 68 años. Toco  hace 50, no sé, capaz más. Ya toqué en Palacios, toqué en lugares donde me sacaron a patadas, donde no me pagaron, en boliches perdidos en el medio de la nada. He sido pianista de gente que toca con mucha gente; y bueno al fin y al cabo es como ir a arreglar una calle, todo bien, yo lo hago de corazón.  Si fabricara sillas iba a hacer lo mismo.

Vos que  has seguido el proceso de la música uruguaya desde adentro, ¿ como  has visto el año 2011, con Ruben Rada ganando un Grammy, y  con toda la muchachada del rock que ha sido más masivo que años anteriores?
-Si, realmente se ha puesto masivo. Es un fenómeno. En Uruguay siempre surgieron una gran cantidad de músicos,  desproporcionado con las gateras que hay para  la carrera.

¿Es el mercado lo que limita?
-Hay cuatro gateras y  250 mil caballos. Quiere decir que acá hay una explosión, hay una cosa  con la música que es imán propio, genéticamente, porque  mismo cuando los discos funcionaban la industria  acá era mínima, se vendían 300 discos.  Nunca fue como Estados Unidos que sale un tema de Los Plateros y vende  50 millones de discos. Acá nunca fue eso. Igual había músicos y componían…

Pero por lo general en Uruguay se tenía el pre concepto que la calidad no iba de la mano de lo masivo. Y ahora hay grupos como “No te va a gustar”  y otros, que son masivos y  tienen calidad.
-Claro. Pero eso siempre es con qué se compara.  Pero está bien, “No te va a gustar” tiene buen material y es masivo. Hay grupos que son masivos y medio medio primitivos, cero sofisticación, tocan con la misma estructura. No tiene nada de malo eso pero no se mueven, no abren la cabeza nunca, mascan chicle hasta el Cementerio.

Publicar un comentario