viernes, 14 de octubre de 2011


pese a ser un fugitivo


Por estas horas, grande es la controversia en suelo español porque el Premio Euskadi de Ensayo en vasco ha sido otorgado en esta oportunidad a Joseba Sarrionandia, un escritor que supo pertenecer al grupo terrorista ETA y se encuentra con paradero desconocido desde 1985, año en el que se fugó de una cárcel española.
Según se anunció, el jurado benefició al singular autor tras evaluar todos los trabajos presentados y considerar “diferente” a “Moroak gara behelaino artean?”, el material que tiene a Sarrionandia como creador.
Claro que las reacciones no tardaron en surgir y así fue que el Ejecutivo del País Vasco, con el socialista Patxi López como representante, anunció que retendrá los 18 mil euros que forman parte de la distinción hasta que su destinatario aclare su situación y deje de ser un fugitivo.
La medida del Ejecutivo podría ser una estrategia efectiva para conseguir la aparición de este hombre si no fuera porque, tal como recuerda “El Universal”, Sarrionandia ya ha ganado tiempo atrás otros galardones e, incluso, logró publicar una gran cantidad de obras sin necesidad de hacerse presente frente a quienes exigen su aparición.
Lejos de compartir este accionar, Juanjo Agirrezabala, el portavoz de Eusko Alkartasuna (EA) en el Parlamento Vasco, exigió una explicación sobre la retención de la dotación del premio y criticó al Gobierno por mezclar “literatura y política” y establecer “quién tiene derecho y quién no” a ser recompensado con una condecoración literaria.
Sin dudas, se trata de una situación atípica que aún dará mucho que hablar ya que, por un lado, es válido realzar a alguien por sus aptitudes artísticas pero, por otro lado, no se pueden dejar de lado otras cuestiones vinculadas a la obligación ciudadana de cumplir con la ley.


Fuente: El Universal
Publicar un comentario