viernes, 24 de febrero de 2012




Desenfreno

Según la opinión general de la prensa el carnaval de 1916 fue netamente superior a todos los anteriores destacándose el entusiasmo que reinó con el juego con agua. Respecto al juego con agua se dice que en uno de los carnavales a fines del siglo pasado, arrogaron desde una casa un “baldazo” con agua a un comisario el que la emprendió a balazos con los autores del chiste. Por fortuna no ocurrió ninguna desgracia y el carnaval continuó con sus locuras”.

* Extraído de: “El Carnaval en Mercedes”, Justo Pozzolo Pica, Album Revista del Bicentenario de Mercedes, 1988.
Publicar un comentario