viernes, 31 de agosto de 2012

A los 97 años, murió el poeta e historiador León Benarós

 

Escribió entrañables zambas y tangos. Fue elogiado por Borges.
 
“Ay, tiempo, que nos reduces / nos menguas y simplificas / y en el lecho de la Nada / nos tiendes y sacrificas. ¿Sucesión interminable / o inmóvil eternidad? / Nos mides y nos señalas / la hora de la verdad”, dice el poema “Ay, tiempo”, que el poeta, historiador, abogado, pintor y folclorista León Benarós creó en 1990. Así pensaba el paso de los años el intelectual puntano que murió ayer, a los 97 años.
Benarós nació en San Luis en 1915, aunque su familia y la vida lo mudaron varias veces: a Lomas de Zamora, a La Pampa, a Mendoza, a Chivilcoy y a Buenos Aires.
Su primer libro, Antiguas ciudades de América , se publicó a través de Emecé en 1943, y hasta 1999 sus novedades no se detuvieron. Esa fecha iniciática lo inscribiría para siempre en la llamada “Generación del ‘40” de las letras argentinas. Más tarde, vendrían títulos como Libro de Vacaciones (1980) y Mirador de Buenos Aires (1994) entre los más recordados.
Las letras lo inspiraron para hacer cosas muy distintas: escribió tangos -fue cofundador de la Academia Argentina del Lunfardo-, zambas -La tempranera es de las más populares-, poesías y prosa. Y hasta se hizo un lugar en la prensa, habitualmente como crítico de arte: fue colaborador de la emblemática revista Sur, de Todo es Historia, y también de Clarín .
Su vocación artística no se limitó a la literatura: Benarós pintaba, especialmente inspirado en la naturaleza. Por eso “El lenguaje de las flores”, de 2001, fue una de sus muestras más recordadas.
“Era culto, sensible y modesto, ícono de una generación de las que ya no quedan”, lo definió su amiga, la periodista Cora Cané.
Benarós, Personalidad Emérita de la Cultura, se valió de su carácter multicreador, como artista y como pensador, para que el reconocimiento cayera de maduro.
 
Publicar un comentario