sábado, 20 de octubre de 2012


LUIS ARBONDO, UN OBRERO DEL ARTE

 

 

El pintor Luis Arbondo falleció en el mes de julio de este año, y aunque siempre nos manifestamos contrarios a los póstumos reconocimientos en el entendido que la gente talentosa debe ser considerada en vida, no podemos dejar de recordarlo a través de estas páginas. Por otra parte debemos reconocer el error de no haber divulgado su trabajo mientras estuvo con nosotros. En lo personal, compartimos tareas durante varios años en el diario “La República”, por lo cual suscribimos lo manifestado por dicha publicación.

 

                                                                    Ángel Juárez Masares

 

Luis Arbondo “Lucho”, había nacido en Bella Unión (Artigas) en 1939. Desde muy joven incursionó en el arte estudiando dibujo, grabado y pintura en la Escuela de Artes Aplicadas de la Universidad del Trabajo. En 1956 inició sus propias experiencias en la pintura. Desde 1959 se desempeñó como escenógrafo y realizador teatral, destacándose, entre otras, las escenografías para “Esperando a Godot”, “Final de Partida”, “La cinta magnética” (S. Becket), “El encargado” (H. Pinter), “El sátiro” (René Obaldía), “América hurras”, “Los mellizos” (Plauto), “El gato y el canario”, “El barbero de Sevilla” y “Víctor o los niños en el poder”.

A partir de 1962 comenzó a exponer sus pinturas con regularidad participando en las más diversas salas de nuestro país y del exterior, recibiendo múltiples premios, reconocimientos y galardones. En 1974, como otros tantos uruguayos, debió partir hacia el exilio trasladándose a Europa, viviendo en las ciudades de Milán, Madrid y Barcelona. Visitó México en 1975 en donde expuso una serie de trabajos al tiempo que militó en contra del régimen dictatorial impuesto en nuestro país, tarea con la cual siguió en su larga estadía española. Artista polifacético, se ganó el respeto y el cariño de los españoles quienes vieron en él “el alma uruguaya de la resistencia”. Entre sus múltiples trabajos diseñó escenarios para la actuación de los cantantes Joan Manuel Serrat y Luis Llac, entre otros. Diseñó la fachada de la Asociación de Vecinos de Sants.

Tras su retorno a nuestro país integró el staff del departamento de diagramación del diario LA REPUBLICA, en donde aportó su magnífico talento artístico y profesional, obteniendo el cariño, la admiración y el respeto de todos quienes trabajaron a su lado. En 1993 montó su propia exposición en el Museo de Arte Contemporáneo de Montevideo, en el 2000 en la Sala Pocitos de Cinemateca Uruguaya, en 2002 en la Casa de la Cultura de Melo (Cerro Largo) y en la Casa de la Cultura de Artigas (Artigas). En 2004 en la Comisión Pro Museo de Bella Unión y en la Galería de Arte, Puerta de San Juan (Montevideo).

 

Fuente: “La República”- Digital

 
Publicar un comentario