sábado, 25 de junio de 2011

Carlos Gardel

Los juegos con el misterio

Aldo Roque Difilippo

La vida de Carlos Gardel parece signada por el misterio. Origen y final se unen en una serie de interrogantes, que aún hoy despiertan la polémica.     

Entre los restos calcinados de las aeronaves, el pasaporte de "El Mago" denunciaba que había nacido en Tacuarembó, pero eso no alcanzó para quienes sostienen lo contrario. Es que Gardel había jugado con el misterio, eludiendo toda referencia personal en cuanto reportaje público se le realizara, aunque algunas "infidencias" ya habían delatado su origen oriental.
Para muchos "El Mago canta cada vez mejor", para otros es solo un referente histórico, lo cierto es que su record de grabaciones difícilmente pueda ser alcanzado: se podría escuchar dos temas de Gardel durante todo un año sin repetirlos.
Hace 76 años dos aviones chocaban en Medellín. Era el  24 de junio de 1935. De aquella tragedia pocas personas lograron sobrevivir. Entre los restos de las aeronaves calcinadas, el cuerpo de un hombre tendido boca abajo, conmovería al mundo entero: Carlos Gardel había muerto. El ídolo indiscutido del momento, el hombre que enamoraba mujeres desde la pantalla o el escenario. El empecinado carrerista, de sonrisa seductora bajo el gacho gris, el codiciado solterón de 44 años (aunque muchos le asignan tres años más); el hombre que se empecinó en cubrir de misterio sus origen, pretendiendo ocultar su turbulento nacimiento, o simplemente para aumentar su aureola de ídolo indiscutido, inalcanzable, que despertó devociones como pocos, incluso hasta nuestros días.

INTERESES ENCONTRADOS
 Gardel pretendió surgir en el firmamento artístico, eludiendo su origen, quizá  angustiado por una identidad que lo hizo nacer, negando al poderoso caudillo de Tacuarembó, al muchachito, quizá con un pasado delictivo, y al ambiente entre rufianes en que se formó. En gran medida lo consiguió, eludiendo toda referencia concreta a su pasado; y ese halo de misterio cerró su existencia en Medellín. Sobre el trágico día colombiano existen diferentes versiones que propiciaron a que su nombre se repitiera por todos los rincones, y que sus admiradores lo catapultaran a un sitial aun más inalcanzable.
Una de las versiones de la tragedia habla de cierta enemistad entre dos pilotos que buscaban imponer sus respectivas compañías, una colombiana y otra alemana. Ernesto Samper Mendoza, propietario y piloto de la compañía colombiana Saco, intentaba imponerse a la poderosa compañía alemana Scadta, cuyo piloto era Hans Ulrich Thom. En una gira anterior por Colombia, Carlos Gardel utilizó los servicios de la compañía alemana, pero posteriormente decide cambiarse a la colombiana. Esto habría acentuado la rivalidad entre los pilotos. Cuatro días antes de la tragedia, en el aeropuerto de Bogotá  el piloto alemán, dando muestra de su pericia, enfrenta con su aeronave a la de Samper Mendoza, levantando vuelo para pasar apenas cinco metros por encima del  avión colombiano. Hans Ulrich Thom le había advertido: "Te voy a hacer una pasada que te vas a emocionar".
Un día después, los pilotos se encuentran en Medellín, y la enemistad casi  llega a los puños, de no ser por un grupo de personas que logró impedirlo. El piloto alemán estaba furioso porque Samper Mendoza le había quitado el cliente de lujo, que prestigiaba a la compañía colombiana.
El 24 de junio los pilotos vuelven a encontrarse en Medellín, y como el avión de Samper Mendoza tiene prioridad de despegue, por estar en tránsito, con el prestigioso pasajero a bordo y sus músicos. Se ubica en la pista 36 al Norte, mientras el alemán comienza a buscar su ubicación en la pista.  Según esta versión Samper Mendoza decide vengarse del alemán, y en plena carrera hace virar sorpresivamente la aeronave hacia la derecha, metiéndose en la calle de carreteo del avión alemán. En su insólita y descabellada maniobra Samper pretendía "cruzar" a su oponente a 120 metros de distancia. Pese a lo arriesgado todo parece indicar que la maniobra resultar exitosa. La aeronave colombiana se eleva, pero cuando está a 50 metros, corta el ascenso para precipitarse directamente sobre  el avión alemán que está  parado en la pista.
El impacto es tremendo, muriendo todos los ocupantes del "Manizales" piloteado por el alemán. En tanto del avión colombiano logran salvarse cinco personas, entre ellos los guitarristas Aguilar y Riverol. Grant Fllynn, que viajaba en el mismo avión que Gardel,  resultó prácticamente ileso porque se arrojó por la portezuela cuando advirtió que las máquinas iban a chocar. Después del accidente desapareció misteriosamente sin dejar rastros. Nadie pudo ubicarlo para que prestara declaración, aumentando la seguidilla de misterios que rodearon el hecho.

DESDE EL MAS ALLA
 Los peritos pudieron establecer que el  ángulo de vuelo del avión colombiano era perfecto y que habría pasado diez metros por sobre del "Manizales". Alguno de los sobrevivientes expresaron que se escuchó un disparo, y un grito. Otros indican de una disputa a bordo del avión que transportaba a Gardel, que  habría culminado con un disparo que impacto en el piloto.
El curioso accidente suscitó incluso una sesión privada de magnetismo e hipnosis, realizada años después, en una casa del Boulevar Artigas, Parque Rodó, en 1958. Manuel Rapallo Ronco, español que se atribuía poderes sobrenaturales, como atravesar el tiempo y el espacio, encabezó la sesión que contó con diez testigos, incluyendo a tres periodistas. Solamente uno de los presenten podía preveer el tema de aquella sesión, porque llevaba una foto de Gardel. Rampallo hipnotizó a su medium LG, llevándolo a un trance de sueño y monólogo. El medium llevaba la foto de Gardel junto a su cuerpo, pero en ningún momento la miró, ni tampoco Rampallo. Tras algunos  minutos, LG comenzó con un dramático monólogo, donde podía adivinarse al "morocho del abasto", por el timbre de la voz, y el lenguaje. Hacía  referencia a la trágica jornada del 24 de junio, donde surgió que Gardel presenciaba una discusión entre dos de sus guitarristas. Tras eso uno de ellos saca un revólver, disparando con tan mala suerte que  termina acertando en la nuca del piloto. Los que participaron de aquella sesión no pudieron explicar el ruido del aparente balazo que se escuchó en el momento preciso que el medium relataba el desenlace.

PROPICIANDO EL MISTERIO
  Pero si otro elemento faltaba para cubrir de misterio el hecho, es que la autopsia realizada a Samper Mendoza indicó que el balazo penetró por el maxilar, de abajo hacia arriba, alojándose en la cabeza. Esto destruye la versión de la disputa interna en el avión colombiano. Entonces el disparo habría provenido del avión alemán, ya que Thom tenía la ventanilla abierta, por la cual podía sacar el brazo y disparar. Pero en el avión alemán solo se encontró una pistola de señales, con dos cartuchos detonados, en la mano del ayudante del piloto, y los informes de los expertos indicaron que con este tipo de arma, difícilmente se  puede acertar sobre un blanco en movimiento.
Hay quienes indican que existieron pruebas que fueron ocultadas, porque estaban en juego intereses muy importantes. Lo cierto es que Samper Mendoza se convirtió en héroe nacional, en tanto el  velatorio del piloto alemán se volvió en un acto de propaganda nazi. Algo que revela que había muchos intereses en juego y que no se pretendía aclarar el hecho.
El reloj de Carlos Gardel se detuvo a las 15.07 horas, y su cadáver fue encontrado boca abajo, aplastado por uno de los motores, siendo reconocido por la dentadura y una cadena de donde colgaba una chapa con su nombre y dirección en Buenos Aires. Además el cantor llevaba puesto un chaleco, forrado de plumas que permitió que sobreviviera a las llamas su pasaporte donde puede leerse que Carlos Gardel había nacido en Tacuarembó. Solo después del terrible desenlace surgieron las teorías sobre su posible origen francés.
El guitarrista Ángel Riverol murió, tras una terrible agonía, en tanto José María Aguilar logró sobrevivir, aunque siempre eludió referirse a la tragedia. Años después, en 1954, ciego a consecuencia del accidente, muere atropellado por un automóvil.

LA INVENCION CREADORA
  Al margen de todas las zonas oscuras que rodearon el nacimiento y la muerte de Carlos Gardel, su voz sigue cantando, para algunos "cada vez mejor", y es el referente de varias generaciones. Sus grabaciones se multiplican, llegando con cierta frescura desde registros digitalizados, algo que quizá a "el mago" le hubiera gustado, ya que fue un precursor de muchas disciplinas, pese a haberse iniciado rudimentariamente con su guitarra. Fue de los primeros en esmerarse en el cuidado de la voz y su figura, que pasó de un muchachito regordete, peinado a la gomina, a la de un hombre estilizado que con cuarenta y tantos años enamoraba señoritas  que  no habían sobrepasado las tres décadas.
"Gardel creaba distintas condiciones sonoras y  servía al texto literario adecuándose a su más entrañable sentido” expresa el prestigioso musicólogo nacional Lauro Ayestarán. “De ahí su rica y variada paleta. Y ya está  dicha la palabra: creaba. En su campo, en su cuadro de disponibilidades era un creador y acaso no imponga la emoción y la admiración como el acto verdaderamente imponente de la invención creadora".
Su voz está  indefectiblemente unida al Tango, pese a que cultivó otros géneros musicales, como lo sintetiza Guido Castillo: "el tango encontró su voz en Carlos Gardel, y la voz de Carlos Gardel encontró su música en el tango".
Publicar un comentario