viernes, 30 de septiembre de 2011

Poeta, narrador, crítico teatral,  ensayista
Falleció Juan Carlos Legido


El domingo 25 falleció el Montevideo, Juan Carlos Legido. Poeta, narrador de obras considerables, crítico teatral y ensayista. Había nacido en 1923.
Fue profesor de literatura e historia del Arte en Enseñanza Media,  dictando también cursos de su especialidad en ámbitos privados. En 1949 publicó el poemario “Ancla y Espiga”. 
Como dramaturgo ha tenido señalables aciertos avalados por público y crítica. Fue premiado por Casa de Teatro en 1958, Círculo de la Crítica, 1964 y 1965, Futi, 1968, por sus obras "La piel de los otros", "Los cuatro perros", "El tranvía", "Historia de judíos".
Como narrador ha producido "Crónicas de cuatro estaciones" (1967), "La máquina de gorjear" (1970), "El naufragio de la ballena" (1984), "Aviso a los navegantes"(1986), "Los papeles de los Ayarza" (1988), “Paraíso hora cero) (2002), entre otras.
Gabriel Peveroni en  "A Escena con los Maestros" (2011), comenta: “Su primera afición -fiel a la época- fue el cine. Siendo niño y adolescente vio todas las películas que exhibían en el Metropol, el cine del barrio, al lado de la iglesia Tierra Santa de 8 de Octubre y Estero Bellaco. Estudió profesorado de Literatura, y sus incursiones en el teatro empezaron como espectador de obras en El Tinglado y en los primeros grupos independientes.
Su primer viaje a Europa, en el año 1950, fue el disparador de la escritura de su primer texto dramático, titulado “La lámpara”. Eran los años de la posguerra, tiempo de fuertes debates intelectuales en torno al marxismo, al existencialismo, tiempo de autores como Sartre y Camus exponiendo problemas morales desde la escritura dramática.
En el año 1952 gana un concurso organizado por Club de Teatro con “La Lámpara”, obra que se estrena un año más tarde en El Tinglado, protagonizada por Artigas Alcalá. Unos años después, en 1957, se estrena su obra más polémica -“Dos en el tejado”- que trata de la muerte accidental de un policía en una manifestación estudiantil. Estrenada por Club de Teatro, con Berto Fontana y Ducho Sfeir en el elenco, provocó fuertes críticas de la Federación de Estudiantes. Es la obra que el propio Legido considera más lograda en cuanto a plantear un problema moral, un dilema sartreano.
Juan Carlos Legido forma parte de una generación de autores teatrales que trata de desmarcarse de los modelos tradicionales uruguayos -Sanchez, Bellán, Zabala- al influjo de la literatura europea de posguerra. Obras de autores como Maggi, Plaza Noblía, Denis Molina, Pinto y Legido debaten sobre la posibilidad de una vigorosa dramaturgia nacional, con temas propios y abierta a los debates de la época. Entre ellos, Legido tiene una vasta producción que no pierde de vista la “mentalidad” uruguaya y cierto carácter evocativo de los años 30 y una militancia activa por temas sociales.
Otra obra muy importante en la obra de Legido fue “Veraneo”, dirigida por Blas Braidot, con elenco de El Galpón, obra que retrata la vida bohemia de los ranchos del Buceo, lugares de ocio y de comilonas de los montevideanos de los años 50.
Su calidad de testigo y protagonista de las primeras décadas del teatro independiente lo llevaron a escribir un libro esencial sobre la historia del Teatro Uruguayo entre los años 40 y 60, el tiempo de la formación del teatro independiente y la creación de la Comedia Nacional.
Durante su vida escribe varias novelas, cuentos y poesía, incursionando en diferentes géneros literarios. Viajó varias veces a Europa, sobre todo a París, ciudad en la que gustaba sentarse en los cafetines “a ver pasar la vida a través de los vidrios”. Vivió tres años en España en los años de la dictadura, estuvo becado en Italia y también tuvo un intenso pasaje por China”.



A través de la amistad que lo unió con Wilson Armas  los que hacemos HUM BRAL pudimos conocerlo y trabajar amistad. De conversación pausada y amena, alejado de cualquier pose o pretensión  de erudito cautivaba con su calidez de hombre sencillo.
En la fotografía aparecen Florencio Vázquez (escritor y periodista), Wilson Armas, y Juan Carlos Legido, el 26 de junio de 1992, en oportunidad del debut de la Compañía Teatral Hum Bral.  La misma era dirigida por Wilson Armas, poniendo en escena en el entonces Teatro Municipal, la obra “El Crack se muere” de Florencio Vázquez.
Publicar un comentario