viernes, 20 de abril de 2012




















Un par de volantes anónimos  distribuidos en Mercedes de los convulsionados 70 y que pautan la irracionalidad de esos años. (Gentileza de Álvaro Parés)
Publicar un comentario