viernes, 25 de mayo de 2012



Milton Schinca
Boulevar Sarandí, está de luto

A los 85 años falleció  el escritor Milton Schinca. En la tarde del pasado martes 22 la noticia comenzó a circular, surgiendo voces por diferentes medios en reconocimiento a su trayectoria teatral, y de escritor. Además de los recuerdos a las entrañables crónicas  de Boulevar  Sarandí, nacida en un programa radial y después convertida en libro.
Estaba por cumplir ochenta y seis años y dejó detrás veintidós obras de teatro, una interesantísima novela sobre los últimos años del Gral. José Artigas en tierras paraguayas (“Hombre a la orilla del mundo”, 1988), diez libros de poesía, seis libros de crónicas (incluidos los cinco tomos de la fundamental Boulevard Sarandí) e innumerables audiciones radiales, en particular en radio Sarandí.
De sus experiencias radiales nació Boulevard Sarandí. Trabajó como comunicador en emisoras radiales como CX-18 Sport (en 1956), CX-36 Radio Centenario (en 1962), CX-12 Radio Oriental (en 1966), CX-8 Sarandí (de 1976 a 1992) y CX 30 Radio Nacional (en 1996).
A partir de su trabajo en numerosas audiciones dio forma a Boulevard Sarandí, una serie de cinco libros que recogen de forma amena la "memoria anecdótica" de Montevideo
Pero si bien esos libros son su trabajo más popular, su obra en el teatro es más extensa y recorre todavía más décadas. Se vinculó públicamente a las tablas en 1956, cuando se estrenó una adaptación de un capítulo del Quijote, con el título de Sancho Panza, Gobernador de Barataria. Desde allí y por lo menos hasta el año 2008, presentó quince obras, muchas de las cuales fueron representadas en Argentina, Brasil, España, Italia, México, Chile y Ecuador. Entre ellas se destacan Delmira, Boulevard Sarandí (Roberto de las Carreras), Bernardina de Rivera, Guay, Uruguay! (premio Florencio de 1971), y muchas otras. Entre 1961 y 1997 publicó sus diez libros de poesía, comenzando por De la Aventura (editorial Alfa, 1961), Cambiar la vida, Poemas Sex y otros, hasta Libro de Eis (Arca, 1985) y Escenarios (Banda Oriental, 1997). Aunque su obra de crónica histórica parezca opacar sus demás trabajos, se puede destacar que, en un ejemplo de inquietud, además ejerció la crítica teatral, incursionó en el periodismo escrito y oral, dictó cursos sobre escritura literaria y psicología de la creación, concibió y dirigió dos colecciones de fascículos de divulgación política e histórica.

A modo de homenaje y recuerdo sus crónicas de Boulevar Sarandí en una edición disponible en la web, y que compartimos con nuestros lectores.


Publicar un comentario