viernes, 11 de mayo de 2012


Sobreseído Pablo Katchadjian
en litigio presentado
por María Kodama



El escritor y profesor universitario Pablo Katchadjian fue sobreseído por el juez de primera instancia Guillermo Carvajal en la causa que se le seguía por reproducir sin autorización fragmentos de la obra borgeana en una propia titulada El aleph engordado, según se anunció el pasado 27 de abril.
Pablo Katchadjian 
En una resolución que consta de 16 carillas, el juez destaca que no existe defraudación sobre la propiedad intelectual dado que el demandado no actuó en forma dolosa (ardid para obtener un beneficio). El magistrado consideró que no ocultó que la obra había sido “intervenida” y publicada por él fuera de Jorge Luis Borges, ya en entrevistas posteriores a la publicación, ya en un postfacio a la edición en el que reconoce que el texto original de El Aleph pertenece al célebre escritor argentino.
Para fallar, el juez desestimó convocar a los testigos de autoridad en teoría literaria y artística ofrecidos por la defensa (figuras como César Aira, Beatriz Sarlo y Jorge Panesi, entre otros), considerando el tema como de puro derecho.
El fallo reconoce que María Kodama puede accionar en el fuero civil por aplicación del artículo 80 de la misma ley 11.723, que contempla la reproducción sin autorización y el correspondiente resarcimiento. El caso está en el límite de librar a Katchadjian de una condena penal, pero también reconoce que su reproducción del texto de Borges no fue legal. Queda pendiente saber hasta qué punto modificar una obra de arte da por resultado una nueva de la que se puede adjudicar original autoría.
María Kodama había advertido a principios de este año que iniciaría una demanda judicial a Katchadjian por la publicación que en 2009 hiciera éste en su editorial Imprenta Argentina de Poesía (IAP). La heredera universal de los derechos de la obra de Borges entendía que la reproducción del cuento, unas cuatro mil palabras, y la siguiente intervención por parte de Katchadjian —que intercaló oraciones propias para extender el texto original de Borges, “engordándolo” hasta más del doble de palabras— era un delito por la reproducción sin autorización y por la misma acción que lo modifica con agregados.
Terminada la última feria judicial, la demanda se presentó en el Juzgado de Instrucción Nº 3 en lo Criminal, cuyo titular es Guillermo A. Carvajal, Secretaría 59 de María Cecilia Perzan, con un pedido de procesamiento por defraudación contemplada en los artículos 72 y 73 de la ley 11.723 (ley de derecho de autor, complementaria al Código Penal) y que establece como pena máxima hasta seis años de prisión.
La noticia circuló en medios digitales y generó un debate en torno a la forma intertextual del libro en cuestión, a su verdadero valor como obra comercial (la tirada fue reducida, 200 ejemplares), a la faz humorística del autor (que ya había ordenado alfabéticamente los versos del Martín Fierro de José Hernández) y a si el método ready made de Marcel Duchamp (como pintar bigotes y barba a una reproducción de La Gioconda y exhibirla como un retrato original) era o no compatible con lo que fue motivo de la presentación en tribunales.

Fuente: Perfil


Noticia relacionada:
Publicar un comentario