viernes, 17 de agosto de 2012


Conde, uruguayo y poeta





 
Aldo Roque Difilippo

El Ing. Ruperto Long presentó su libro “No dejaré memorias. El enigma del Conde de Lautréamont”. La presentación de esta obra se realizó en el salón de actos del Centro Histórico y Geográfico de Soriano. Previamente el Ing. Long dialogó con HUM BRAL  sobre su trabajo de investigación, indicando que lo motivó a iniciarla un  libro del escritor Albert Camús, y  los datos dispersos sobre este enigmático  autor uruguayo del siglo XIX del cual todavía hoy reconocidos  cultores de la literatura le dedican estudios y  destacan  los valores de su obra.
Isidore Lucien Ducasse nació en Montevideo en 1846 y murió en Francia en 1870. Es conocido como el Conde de Lautréamont, hijo del diplomático francés François Ducasse, asignado al consulado general de Francia de Montevideo. Nació durante la Guerra Grande en Montevideo, Isidore nace en Montevideo, y al haber sido educado en Francia su producción literaria la realizó en lengua francesa.
Desconocido durante su corta vida, llevó a extremos inéditos el culto romántico al mal y es considerado uno de los precursores del surrealismo.
Su obra más conocida es “Los cantos de Maldoror” donde ensalza el asesinato, el sadomasoquismo, la violencia, la blasfemia, la obscenidad, la putrefacción y la deshumanización. Los surrealistas lo rescataron del olvido e hicieron de él uno de los precursores de su movimiento.
Isidore-Lucien Ducasse falleció en noviembre de 1870, a los 24 años. Poco antes, había hecho imprimir la edición completa de sus Cantos de Maldoror, una mínima tirada de 10 ejemplares que el editor, Albert Lacroix, de Bruselas, consintió en hacer ante el ruego del autor, temeroso del escándalo que podía producir semejante literatura. De todos modos, Ducasse ya no parecía a esa altura muy interesado en ese libro cuyo primer canto había publicado dos años antes, sin mención de autor. Ducasse pagó el costo de la impresión. En la casi invisible edición belga aparece el seudónimo de Conde de Lautréamont. La obra, ahora considerada hito fundamental de la historia de la poesía moderna, no alcanza en su momento notoriedad alguna.
El Ing. Log explicó su libro lo que apunta “es a recrear la vida de ese muchacho con los datos que tenemos que no son demasiados, imaginar las partes  que de repente no tenemos la documentación correspondientes. Ver  cuál fue la vida de este muchacho extraordinario que sacudió en su momento  Europa y que es uno de los grandes escritores que los uruguayos  de alguna forma tenemos que aprender a conocer  y a reconocer como un compatriota más”. Acotando que su trabajo de investigación “de alguna forma rescata una parte de nuestra identidad, de nuestro pasado, de historias como podrían haber sido  la de cualquier de nosotros”.

¿Qué lo motivó investigar sobre este autor que hoy en día es difícil encontrarse con textos de él?
-Me motivó encontrarme en el medio de otra cosa que estaba haciendo, estaba leyendo un libro de Albert Camus y me encuentro con todo un debate que tenía con otros intelectuales de la época como Jean Paul Sartre, Octavio Paz, casi todos después premios Nobel y el corazón de esa discusión era ni mas ni menos que este Lautréamont.
Ver todos estos fenómenos discutiendo sobre un muchacho uruguayo que había vivido 80 años antes me llevó a decir, acá hay algo más del enigma o la curiosidad o del interés. Esta persona tenemos que rescatarla, no puede ser que no la conozcamos.

¿Y qué atractivo puede tener para el lector de hoy leer textos en prosa del Siglo XIX?
-Es de una extraordinaria modernidad, es una persona que sorprende, que desafía, es muy trasgresor, muy libertaria que rompió los moldes y los esquemas en su época y que sigue sorpendiendo.
Tomas Traströmer, el sueco que ganó el premio Nobel del Literatura dijo una de las cosas que quiero hacer es ir al lugar donde nació Lautréamont. O sea aún para gente que lo ve hoy día tiene vigencia.
Publicar un comentario