viernes, 22 de marzo de 2013

HABLANDO DE BUEYES PERDIDOS



Hoy me llamo a silencio




Ángel Juárez Masares


Tras la jornada de reencuentro de ex alumnos del Plan Piloto de 1963 que se realizara el sábado 16 en salones del Club Remeros Mercedes, la idea de escribir algo para HUM BRAL comenzó a rondarme en la cabeza. Debía ser un texto abarcativo, sin protagonismos, que reflejara el cúmulo de emociones encontradas que a todos nos invadió, y que no fuera “nostalgioso”, pues lo apretado de los abrazos con los “gurises” dijeron que no habían pasado 50 años. Varias horas estuve escribiendo tres líneas y borrando, hasta que en la página “Encuentro de los Fundadores” encontré un texto del profesor Jorge Balseiro, tan ilustrativo que luego de leerlo escribir algo mas sería irrelevante.




-        -        -        -        -        -        -        -        -




Decía Gardel que "veinte años no es nada"... Pero cincuenta años es mucho.

Y para un docente es mucho más, capaz como diez, quince o veinte de diferencia.
Cuando estos pibes del 63 comenzaban el Piloto, yo recién hacía dos años que comenzaba mis pininos en la enseñanza. Y era, como todo gurí de 20 años de entonces en la administración pública, el chiquilín de los mandados.
Apenas debutando en el 61, Gregorio Cardozo me metió a coordinar aquello que fue monstruoso e irrepetible que fue la Semana Universitaria en Mercedes, y  en el 62 empezábamos a conversar lo que iba a ser,  y planificar, el arranque del Piloto.
Y me tocó el turno de la tarde en el ex Brou, en la piecita de arriba, la primera ventana que aparece en la histórica foto que adornó la fiesta...
Ladeando tablas rotas, luchando con los cables eléctricos prehistóricos forrados en tela, haciendo marchar el mimeógrafo Gestetner, en horas interminables preparando el material que iba a llegar a los gurises que, en una curiosa doble escolaridad, masticaban aquellos apuntes a falta de libros en un plan nuevo. Y los históricos contornos de geografía...
¿Quién no recuerda las Actividades Facultativas?
Una de ellas era Cine Educativo, que el Pocholo Lockhart puso a mi cargo... porque con el inolvidable Osvaldo Saratsola redactábamos una página de crítica cinematográfica en el diario Acción que dirigía J. Humberto Suárez.
Y este tipo que escribe, trataba de explicarles algunas técnicas del cine.
Aquellas que llevaron al I Festival de Cine Nacional en Mercedes, o aquella recordaba Historia del Cine para los alumnos de sexto del piloto, un año entero en la Casa de la Cultura... Ambas fueron irrepetibles.
Un día, debía explicarles lo que era un travelling... ese marchar de una cámara arriba de una vagoneta... o en la mano....
Para ello elegí un documental que en esos días nos habían mandado de la Embajada Británica, y que era presentado por un recordado periodista uruguayo que se había ido a trabajar a la BBC, Mario Tranjtenberg, que había escrito en Marcha, la de Quijano.
Y decía Trajtemberg algo así como " y lo que ha causado sensación es un grupo de jóvenes de Liverpool. Los Beatles se llaman" ... etc ... etc...

A los años me di cuenta de que a los gurises del Piloto, allá por 1964, les había presentado casi en adelanto exclusivo ¡a los Beatles...!

El documental era un disparate de travellings para todos lados! Pero esa música se oía por primera vez en el salón de actos del Liceo Campos...
El sábado, muy golpeado por la pérdida enorme que fue la muerte de mi único hermano hace poco tiempo, poco mayor que estos gurises que se reunían ese día, seguí la costumbre de quedarme en un rincón, observando, intentando ubicar en el pasado a tantas figuras cambiadas, a muchos de los que ni me acordaba...
Pero además viendo que los profesores que estábamos -y un par de los que no estuvieron- éramos los sobrevivientes de aquel eslabón en la historia de la educación en nuestro país.
Y en un momento del borbollón me esfumé en una de mis clásicas escaramuzas.
Llevándome un montón de historias que viví, como aquel eclipse de sol, el mismo día en que se terminaban las clases del sexto año del plan piloto... y ahora esos mismos gurises festejaban en el salón de actos...
Un enorme abrazo a todos.


 
Jorge Balseiro Savio

Publicar un comentario