sábado, 22 de junio de 2013



La antigua saga familiar de José Artigas en su natalicio Nº 249



ROBERTO SARI TORRES






A no más de  10 leguas de Zaragoza (antigua capital del  reino de Aragón se encuentra la puebla de Albortón, tal vez ya olvidada por el devenir de la historia y geografía. Este fue el lar donde  nació Juan Antonio Artigas, hijo de Valero Blas Artigas y María de las Aguas. El nacimiento ocurre en 1693, siendo Valero un agricultor, pero desde 150 años antes los Artigas eran de estirpe guerrera, trashumante, gente de espada al cinto. El “Artigas” provienen del verbo latino “exarticare”, de “articare” que significa –en latín- rosar, preparar la tierra para la siembra. Corriendo los años de los siglos siguientes, Valero y María –sin que ellos lo hallan soñado siquiera- tendrán acá un bisnieto que será el Jefe de una revolución nacional latinoamericana.
En España reinaba “Carlos II”, conocido también como “el hechizado”, y en ese año de 1693 Juan Antonio nacie en medio de una gran crisis  y decadencia económica. Son tiempos de hambruna y multitudes famélicas asaltando en descubierta a los recaudadores feudales de  impuestos, cruzando sin rumbo fijo los rudos campos ibéricos. Este jhijo de Valero y María de las Aguas era completamente analfabeto por consejo de los curas porque, sostenían estos,  el aprender a escribir, a leer y conocer, aleja al hombre de la fé y la religión. Por tal causa, en 1710, Juan Antonio, no tiene más opción que la de ser soldado , alistándose en el regimiento “Nuevo Rosellón”, con 17 años de edad.
En 1717, la rueda de su suerte cambia de rumbo cuando es elegido para embarcar hacia el “Nuevo Mundo”, integrando el núcleo de “Caballería desmontada” con destino a Buenos Aires como refuerzo de la guardia del presidio.
A pesar de la inmensidad de la llanura bonaerense el soldado Artigas encuentra que esta tierra es  propiedad de unos pocos señores. Por tal motivo se ve obligado a “usurpar” un terreno para levantar un rancho.
Desde 1680 Lobo, el nombre del Rey  de Portugal, funda Colonia del Sacramento. Ya en el Siglo XVIII, Bruno Mauricio de Zabala es gobernador de Buenos Aires. En un intento de aislar y poner fin a la actividad comercial anglo-lusitana, Zabala decide fundar una ciudad en la bahía de Montevideo (la San Felipe y Santiago). Entre los fundadores se encuentra Juan Antonio Artigas y su familia: su esposa, Ignacia Xaviera Carrasco y sus hijas: Antonia Ignacia, y María Catarina.  Como tal  recibe tierra para estancia, ganado vacuno, ovejas, caballos, carreta y ración alimenticia semanalmente. Acá nacen  los orientales: Petrona, J"uan Antonio, Martín y Esteban.
En Mayo de 1758, Martín José se casó con Francisca Rodríguez Aznar. Martín José Artigas Carrasco nació en 1733 y en 1743 (también en Montevideo) nació Francisca Aznar. Ambos reciben  de sus progenitores respectivas suertes de estancias; él en Casupá  y ella en el “Sauce solo” (el Sauce hoy). Martín es nombrado Alguacil mayor, lo que lo obliga a vivir en Montevideo. El censo de esta ciudad la encuentra poblada con 1667 habitantes y 173 casas.
El 2 de noviembre de 1762, el  sostenido cañonear el  ejército de Pedro de Cevallos logra la rendición de la plaza fuerte lusitana de Colonia. Entre las fuerzas  victoriosas se cuenta el casi  septuagenario, Juan Antoni Artigas, Jefe de la caballería de Cevallos. Pero la historia continúa , en enero de 1763 una flota aliada anglo-portuguesa  recorta su silueta en el horizonte caliente del Río de la Plata, con afán de revancha y de reconquista de Colonia: la “Gibraltar” del Plata y el Paraná. Cevallos, sin dudar, ordena concentrar un hórrido cañoneo sobre la nave capitana, la “Lord Clive”. Con ella se hunde el comandante en Jefe de la armada europea, Mac Namara, poniendo fin a la batalla de aquel épico enero de 1763. Sin embargo las monarquías de Europa, ejerciendo gran presión, logran que poco después España devuelva Colonia al Portugal. Así también se  beneficia Inglaterra  que vuelve a tener para sus negocios  un mostrador libre en el puerto y ciudad “del Sacramento”. Entre tanto el Cabildo le otorga otra estancia a Martín, ubicada entre los arroyos Casupá y Chamizo. Y así las cosas el 19 de junio  de 1764, en Montevideo, nace José Gervasio Artigas, hijo de Martín José y Francisca; nieto de  Juan Antonio y de Xaviera  Carrasco;bisniero  de Valero Blas Artigas y M aría de las Aguas, y también  de Leonor de Melo y Salvador Carrasco. En este punto la génesis aumenta su entropía, porque Leonor desciende del Emperador del Perú (de 1478 a 1488) el Inca Túpac Yupanqui. Ella es la madre de  Xaviera Carrasco, la abuela del futuro Jefe de los Orientales, señalando con ello que el linaje de los Incas está presente en la criolla sangre del ser oriental nacido aquel 19 de junio de 1764; el mismo linaje de Túpac  Amaru, el revolucionario peruano José Gabriel Condorcanqui, insurreccionado contra el poder virreinal bajo la consigna  “ ¡Campesinos: el patrón (o señor) no comerá más de tu sudor!” Ello explicaría muchas actitudes de vida, de capacidad, de adhesión y   inmensa que su persona expresaban los pobres, los gauchos y los indios de las tribus meridionales de Sudamérica.
¿Sin duda, aquel Artigas del 19 de junio de 1764, fue uno de los “tupamaros” de Condorcanqui, del  Tupac  y de Diego  Gabriel después? Sin duda o tal vez, el argumento de la teoría sería que:  1) José Artigas desaparece del escenario oriental desde 1778 en adelante durante más de una década. 2) Su propio padre  no menciona ni inscribe el nombre de José Gervasio en el censo de la época. 3) En 1797 lo indultan (de no se sabe qué ni por qué) y se integra al cuerpo de Blandengues como Capitán de milicia nada menos. 4) La lealtad de los indios. 5) La pericia militar, la táctica de guerra de guerrilla, su capacidad de mando, como si siempre lo hubiera ejercido… y otros  enigmas.

A 249 años de su natalicio, la histórica saga artiguista sigue dando lugar a nuevas teorías  a resolver mañana.
Publicar un comentario