sábado, 22 de marzo de 2014

ANTON RAPHAEL MENGS, MUCHO MAS QUE UN TEÓRICO DEL ARTE



Anton Raphael Mengs nació en Ustinad, Bohemia, el 12 de marzo de 1728 y murió en Roma,  el 20 de junio de 1779. Su padre, el pintor y miniaturista Ismael Mengs, se ocupó de que recibiera una esmerada formación artística, que se cerró con un viaje a Roma en 1741. A partir de 1745 trabajó como pintor de la corte de Sajonia en Dresde, pero su amor a los clásicos le llevó a efectuar un nuevo viaje a Roma en 1748 y a establecerse definitivamente en la ciudad en 1752, después de contraer matrimonio con una italiana.
Este hecho resultó decisivo, pues le permitió conocer a un hombre con quien le unió una estrecha amistad, Winckelmann, por entonces uno de los principales promotores de la nueva corriente artística del neoclasicismo, a la que Mengs se adhirió con fervor y de la cual se convirtió, a su vez, en uno de los grandes propagadores, con sus obras teóricas (Reflexiones sobre la belleza) y sobre todo con su pintura.
En 1761 pintó, en el techo de la Villa Albani, en Roma, el fresco de El Parnaso, que se convirtió en una especie de manifiesto del neoclasicismo por su evidente empleo de soluciones tomadas de los maestros del Renacimiento, en particular de Rafael. Ese mismo año fue llamado por Carlos III a Madrid, donde permaneció de 1761 a 1771 y de 1774 a 1777, trabajando en la decoración de los palacios reales de la capital y de Aranjuez.

Sus frescos fríos, de colores desvaídos y desprovistos de emoción, según el gusto de la época, triunfaron sobre los de Tiépolo, a quien Mengs consiguió arrinconar. En la actualidad, más que sus obras históricas y alegóricas se valoran los retratos que realizó para numerosas cortes europeas. Son célebres, en particular, los de Carlos III y los de su amigo Winckelmann. Fue el pintor más famoso y mejor considerado de su tiempo y ejerció en sus coetáneos una influencia notable.
Publicar un comentario