viernes, 4 de julio de 2014

Salvemos Argentina de los Buitres-Sefikill*


De Washington a París: terrorismo financiero[i] y linchamiento de ladronzuelos[ii]

José Muchnik
Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas / no dije nada / yo no era comunista.
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas / no dije nada / yo no era socialdemócrata.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas / no dije nada / yo no era sindicalista.
Cuando vinieron a buscar a los judíos / no dije nada / yo no era judío.
Cuando vinieron a buscarme / ya no quedaba nadie / para protestar.
(Bertolt Brecht adaptación de un poema escrito en 1942 en el campo de concentración de Dachau por el pastor protestante Martin Niemöller)


Ciudadanos del mundo uníos
Argentina eres tú, tu casa, tu hospital, tu escuela, tus huesos, mañana vendrán por ti, en Atenas Mérida Dakar Chicago… en Madrid Estambul Tokio Bogotá… vendrán a tu ciudad pueblo comarca y ya no habrá nadie para protestar.
Uníos contra el terrorismo financiero que todo lo arrasa ¡más! ¡máaas ¡máaaaasssss! Anónimas sociedades maximizando beneficios, el resto poco importa, vida alegría árboles niños poco importan, poco importa si fábricas cerradas, si oficios a la basura, si familias destruidas, si bares desiertos… poco importa si aguas contaminadas, pollos de tres cabezas, medicamentos de siete espadas. Uníos todos, delfines y mariposas, sauces y cipreses, cóndores y gorriones, uníos todos, todas las pieles colores banderas, todos los libros alfabetos bibliotecas. Fondos buitres sobrevolar el planeta acechando: corderos empresas países venados… inútil correr, ellos saber olfatear débiles, te vaciarán tripas sueños carne, harán luego marionetas con tu piel para que bailes como ellos mandan. Sefikill todo devorar, insaciable adicción de dinero, clic clic clic computadoras rastrear Sefikill especular, con trigo tierras hambre, acero puentes ilusiones, no conjugar verbos ni escuchar suspiros, empresas y costillas quebrar, voluntades y jueces comprar, luego cotizar vender cosechar el fruto de sus legales estafas, miles de millones de moneda verde infamia… Un adolescente linchado en la vereda (robó zapatos y manteca), una gaviota irradiada (levantó demasiado vuelo), un hombre vende su riñón, una niña vende sexo, un mendigo nada vende, una madre...gira, gira la ruleta financiera.


Ciudadanos del mundo luz
José Muchnik, Poeta-antropólogo
En tinieblas tejen buitres sus hilos trampas intereses, sus redes de poder simpatías banquetes, colonias de buitres anidan en el corazón de la City, ahí se reproducen entre rascacielos bancos opacas cuentas, desde ahí salen a cazar armados de tóxicas inversiones, ahí traen a sus víctimas para despedazarlas a pico garras contratos. Nosotros, ciudadanos del mundo, no recurriremos a fusiles drones odios, sólo luz, claridad hasta enceguecer vuestra mirada rapaz, os daremos amor, curaremos vuestra retina enferma que sólo ve dólares cuchillos tajadas, podréis entonces contemplar la vida y diréis gracias.
Luz sobre vuestros nidos, sobre los lechos de paja alianzas sobornos en los que ponéis vuestros huevos. Luz sobre las legislaciones mostos caldos en los que crecen vuestros morbosos pichones. Luz sobre las canalizaciones subterráneas donde circula el botín de los buitres. Luz sobre los arquitectos del robo, sobre plomeros banqueros jueces, constructores de instalaciones, cómplices de estafa y democidio.
Dejar luego que la luz haga su obra, no serán necesarios escraches ni índices acusatorios, luz derramada penetrará en mínimas tinieblas, en pasillos bancarios laberintos financieros paraísos fiscales, dejará los Sefikill al desnudo, corrupciones de quince pisos, viáticos de siete cifras, criminales beneficios.

Ciudadanos del mundo alas
No habrá proyecto político sin proyecto poético, no habrá solución económica sin solución ética. El proyecto poético es elemental: volar juntos.
Desplegar nuevas alas, reinventar vuelos, se gastaron los modelos, alimentados por el terrorismo financiero brotaron fanatismos religiosos y terrorismos ideológicos, la culpa es del otro, del gitano turco árabe negro, del judío chiita sunita cristiano…de los inmigrantes que vienen a… que no son como uno… ¿Y uno quién es? ¿Quiénes somos? El otro soy yo, ustedes también son argentinos señores buitres, les guste o no les guste, ustedes también pertenecen a la humana especie, por eso se molestan cuando decimos este cielo es nuestro bajo este cielo permaneceremos de pie, se molestan con nuestras humildes verdades, con nuestra tímida luz, porque están quedando desnudos, vuestra codicia chorreando a la vista del público y teméis el contagio, teméis que en Atenas Mérida Dakar Chicago… en Madrid Estambul Tokio Bogotá… digan “Argentina somos también nosotros”.
Señores buitres: o aprendemos a volar juntos o precipicio para todos ¿se entiende?... Caminamos en la cornisa, la “pequeña” significativa  noticia del adolescente gitano golpeado salvajemente en un suburbio de París, el mismo día en que ustedes golpeaban a Argentina en un tribunal de Washington, no es casualidad, hay que aprender a leer el mundo, aprender a leerlo y pronunciarlo, dar nuevo aliento a palabras para volar juntos, solidaridad más que una palabra, no será fácil lograrla, buitres deberán limar garfios y abstenerse de rapiña… ¿será posible?
…sino nos veremos obligados a encerrarlos.






[i] El 16 de junio de 2014 la Corte Suprema de Estados Unidos informó en Washington su rechazo de la apelación argentina a la sanción del juez del distrito de Nueva York, Thomas Griesa, quien dispuso la obligación de pagarle a NML Capital Ltd y otros fondos de inversión una suma de 1300 millones de dólares al contado. Dichos fondos de inversión habían comprado bonos argentinos a precio vil después del default de 2001, por una suma 16 veces menor a la que se les está reconociendo, obteniendo un beneficio de usureros de 1.600%. En el caso NML Capital Ltd pagaron 48,7 millones de dólares por los bonos y la Justicia neoyorquina les reconoce el derecho al cobro de 832 millones de dólares por los mismos.
[ii] El 13 de junio de 2014 un adolescente gitano fue linchado por un grupo de personas que lo acusaban de robo, lo fueron a buscar al “bidonville” (villa miseria) donde vivía y lo golpearon salvajemente. Apareció en estado de coma en un carrito de supermercado abandonado al borde la ruta nacional N°1, a proximidad de la Cité des Poètes, comuna de Pierrefitte-sur-Seine, en los suburbios de París (Le Monde 16 de junio de 2014).
*Serial Financial Killers


Publicar un comentario