viernes, 19 de septiembre de 2014

Actuar en la vida diaria y vivir naturalmente en el escenario


En los últimos tiempos, cuando a China se le preguntaba qué planes tenía para Uruguay, siempre contestaba que tenía ganas de dirigir una comedia, para hacer reír al público uruguayo. Quizá sea de los pocos deseos que no pudo cumplir.







CARLOS REYES


Su debut teatral, hacia 1944, con La anunciación a María, merece ser explicado con algo de detalle. Louis Jouvet, huyendo de la II Guerra Mundial, realiza una larga gira por América Latina, despertando el fervor de muchos jóvenes dispuestos a hacer buen teatro. China fue una de ellos, y desde el grupo Ars Pulchra se puso bajo las órdenes de Román Viñoly Barreto para dar vida al personaje de Violaine. La obra se pudo ver en el Auditorio del Sodre y en alguna otra sala, presentándose luego en Buenos Aires, en el Astral. Ya desde entonces, China llevó y trajo sus éxitos de una orilla a la otra.

Y luego fue a más, asumiendo desafíos mayores: al año siguiente protagonizó y dirigió nada menos que La zapatera prodigiosa, de García Lorca, con el mismo grupo de actores. No tardó en llegar su beca del Consejo Británico, que dio origen a decenas de anécdotas, que ella contaba con gracia sin igual, describiendo los días de la posguerra londinense.

En 1948, ya de vuelta en Montevideo, se suma a la Comedia Nacional, que había sido fundada un año antes. La actriz siempre valoró ese pasaje por el elenco oficial uruguayo, tanto por su estrecha relación con Xirgu ("el decir del texto de Margarita Xirgu era absolutamente sublime", recordará años después), como por la cantidad de textos y autores que transitó. Eran estrenos muy próximos unos a otros, y eso fue todo un ejercicio de fajina teatral.

Sobre su capacidad de trabajo hay mil testimonios, por más que muchos tengan de ella la idea de una señora de vida cómoda. Laura Escalante, al dirigirla en Madre Coraje, de Brecht, quedó asombrada al respecto. Y en sus memorias, Escalante cuenta que China tenía la capacidad de dormirse en tramos cortos, diez, quince minutos, hasta que la volvían a llamar para ensayar su parte. Así sobrellevaba las largas jornadas de trabajo escénico.


Llega 1960, con la fundación del Teatro de la Ciudad de Montevideo (TCM), cuando junto a Taco Larreta y Enrique Guarnero escenificaron grandes títulos desde el desaparecido Teatro Odeón. Al respecto, en un momento, ya en el siglo XXI, China comentó una vez a El País: "El mejor homenaje que me podrían hacer en Uruguay es recuperar el Odeón, donde tantas obras hicimos". Y después de transitar por el elenco oficial y por el teatro independiente, llegó su etapa neoyorquina, cuando junto a Carlos Perciavalle asombraron a un público muy exigente con una insólita escenificación de Canciones para mirar, sobre la obra de María Elena Walsh.

Cruce
Los años difíciles, cuando China fue perseguida por el gobierno dictatorial, tuvieron como contrapartida una carrera en la otra orilla del Plata, donde la actriz fue por unas semanas, según ella misma contaba, y se quedó por cuatro décadas. Hay que reconocer que la intérprete y directora teatral encontró en Buenos Aires y su gran mercado del espectáculo, un entorno mucho más afín a su desarrollo actoral.

"Lo que pasa en Argentina es muy distinto a lo que acontece en Uruguay. En Buenos Aires hice por ocho años Emily. En Uruguay es muy difícil que una obra esté ocho años en cartel, no da el público para tanto", reflexionó Zorrilla en 2008. Y de hecho, en cierta ocasión El País le preguntó, no hace tantos años, si tenía algún café favorito aquí en Montevideo, y ella contestó que no. "En un tiempo fue el Tupí Nambá, pero ahora ya no: en Buenos Aires sí, el Edelweiss. Incluso, si no llevo dinero encima, los mozos me prestan", comentó con su singular soltura.

Los nexos artísticos de la actriz con el cine, el teatro y la televisión argentinos fueron enormes, aunque China nunca perdió de vista al público uruguayo, del que se despidió con uno de sus caballitos de batalla, El diario privado de Adán y Eva, en 2008, aunque luego hizo Las de enfrente, también en el Stella, en 2010, en la modalidad de teatro leído.

En Buenos Aires China no solamente hizo una gran carrera artística, sino que se convirtió en una figura pública de primera magnitud, que era consultada por los asuntos más diversos. Esa relación se remonta por lo menos a 1971, cuando fue convocada a la capital argentina para actuar en la versión cinematográfica de Un guapo del 900, que dirigió el chileno Lautaro Murúa. A partir de ahí participó en más de 50 películas dirigida por Leopoldo Torre Nilsson (La maffia), Luis Puenzo (La peste), María Luisa Bemberg (Señora de nadie), Alejandro Doria (Darse cuenta). Con este último director hizo Esperando la carroza, donde realizó uno de sus papeles más recordados.

Curiosamente, Mario Benedetti le escribió especialmente un breve papel para la versión cinematográfica de su novela La tregua, que Sergio Renán dirigió en 1974, pero los uruguayos tardaron en enterarse: para entonces China estaba en la lista negra de la dictadura uruguaya, y su personaje fue eliminado en la copia del film que se estrenó en Montevideo.

De esa extensa filmografía, hay una película que China apreciaba particularmente: Elsa & Fred de Marcos Carnevale. En alguna entrevista periodística confesó: "Para mí todas mis películas tienen algo especial, pero realizar Elsa & Fred fue una responsabilidad muy grande, en un papel protagónico total. Es un canto a la vida. Es el papel de mi vida. Es la historia de una pareja divina. Continúa batiendo récords en cines de todo el mundo. Me paran por la calle y me dicen: ¡ah, usted es Elsa!".

Memoria.
Considerada una gran comediante y actriz dramática (aunque no una gran actriz trágica, quizá por el dibujo de su voz que solía imponer a sus personajes), la lista de títulos que frecuentó fue amplia. Sin duda muchos uruguayos la recordarán en Emily, dado que su presentación en Montevideo fue un hito en los años de la apertura democrática. Otros espectadores preferirán recordar Había una vez..., unipersonal en el que convertía su propia biografía (o su versión de ella), en un cómico e inteligente monólogo. Jacobo Langsner fue uno de sus dramaturgos uruguayos favoritos, y varias veces acudió a sus textos. Pero también se nutrió y tradujo muchos autores, siendo una apasionada de Noel Coward. En sus últimas entrevistas con El País, Zorrilla siempre comentaba que quería volver a poner en escena una comedia en Montevideo, para hacer reír a los uruguayos, deseo que no pudo concretar. Salvo eso, poco le quedó por hacer a China.

IMPACTO EN EL MUNDO DEL TEATRO
MARIO MORGAN (director y productor)

"Desde el escenario, sabía hasta el tiempo que era necesario parar para dejar el espacio para la risa del público. Y eso se lo volcaba a sus compañeros. Creo que ella era la reina de la comedia, de nuestro medio y del Río de la Plata, porque cuando ella llegó a la Argentina deslumbró por eso".

MARIO FERREIRA (director) "Me tocó compartir el escenario con ella en un ciclo de teatro hablando en 1992, en el Teatro Del Circular y la evoco como una persona generosa, de buen humor siempre. Era una actriz que tenía una seducción y un carisma muy grandes".

SERGIO DOTTA (productor)

"Le produje varios espectáculos. Cuando cumplió 80 años, conseguí que la recibieran en la Junta Departamental y el Parlamento, donde la distinguieron. Era una actriz completa. Mucha gente la ubica como comediante, pero era una actriz dramática muy dotada".

PEPE VÁZQUEZ (actor)

"La vi muchas veces actuar, y era una notabilísima intérprete. Pero también era una notabilísima persona, una mujer que llegó a muchos lugares y se mantuvo sensible, sencilla y muy generosa".

PALABRAS EN LA RED
Marcelo Tinelli. Adiós divina China Zorrilla. Fuerza querido Cacho!!

Valeria Lynch. China querida Gracias x tanto! Tu recuerdo x siempre en mi corazón!

Verónica Castro. Queridísima China Zorrilla QEPD! Grande entre las grandes!

Graciela Alfano. China Zorrilla Actriz Dramaturga Directora descansa en paz Querida compañera d "La Invitación", t extrañaremos.

Dalma Maradona. "Para trabajar de actriz te tenés que cambiar el apellido nena!" Así te recordaré yo, con tu sinceridad y generosidad inmensa! Té? China!

Mauricio Macri. Chau, querida China. Gracias por todo lo que nos diste.

Flavio Mendoza. China vamos a extrañar tu talento una maestra buen viaje...

Jorge Larrañaga. La cultura está de luto. Enorme pérdida para el arte iberoamericano. Nuestro sentido pésame a la familia de China Zorrilla.

Pedro Bordaberry. Se fue China Zorrilla a alegrar otras vidas; vivir se debe la vida de tal suerte que viva quede en la muerte; y la suya quedará.

Mónica Xavier. Partió la querida China Zorrilla a develar la gran incógnita que para ella era la muerte. Te fuiste en paz como tú querías. Te recordaremos.

Jorge Traverso. La muerte de China Zorrilla es la ida de un ser único y bueno. Fue la actriz uruguaya de mayor peso internacional. Un beso dulce con el adiós.




Extraído de: http://www.elpais.com.uy/
Publicar un comentario