sábado, 14 de marzo de 2015

FALLECIÓ A LOS 70 AÑOS EL ACTOR DELFI GALBIATI, FIGURA DE LA COMEDIA NACIONAL

El talento más allá de la belleza



Por unanimidad, su belleza física estaba fuera de toda discusión. Pero además, y hasta luchando contra ese atributo (y los prejuicios que suele conllevar), Delfi Galbiati se abrió camino gracias a su talento y su entrega al oficio de actor, desempeñándose durante cuatro décadas en filas de la Comedia Nacional.

Galbiati cultivó el oficio de actor con trabajo hasta ser una primera figura.

El elegante actor falleció ayer de mañana, víctima de un cáncer renal que lo había acosado durante años. Tenía 70 años.

CARLOS REYESvie mar 13 2015
"Hacía tiempo que estaba enfermo y venía lidiando heroicamente desde hace años. Fue un hombre hermoso, de gran presencia, y una figura de la Comedia Nacional de primera magnitud. Él tenía un magnetismo, una irradiación, fue un muchacho que se fue formando a lo largo de su carrera hasta convertirse en un gran actor. Durante toda su vida trabajó muchísimo, sobre sí mismo. Tenía una presencia, y una voz milagrosa, y fue trabajando todo eso hasta convertirse en el actor que fue", afirmó Margarita Musto a El País.
Consultada la directora de la Comedia Nacional sobre en qué papel lo recuerda más, dice: "En Los cuentos del final, de Manolo Varela, porque no hacía de lindo. Él tenía que luchar con esa voz, con esa presencia, para convertirse en un actor dúctil. Y cuando trabajaba a contrapelo de su belleza, lograba también personajes interesantísimos. Porque su voz, y su presencia, hacía que todas en la Escuela estuvieran enamoradas de él", agrega Musto, quien también valora de Galbiati su labor como líder gremial, de marcado compromiso político.
Galbiati (Montevideo, 1944) se formó en un grupo teatral del Liceo Nocturno, dirigido por Olga Baldomir, y antes de cumplir 20 años ya integraba la compañía Teatro Moderno, que trabajaba en el Palacio Salvo. Luego integró el mítico Club de Teatro, hasta que en 1973 ingresó a la Comedia Nacional, de la que se jubiló en 2012 con la obra Príncipe azul, de Eugenio Griffero. Sin embargo volvió a actuar en el elenco oficial como actor invitado, en La visita: también se había planificado que esta temporada hiciera con la Comedia Arcadia, de Tom Stoppard, bajo la dirección de Jorge Denevi, emprendimiento que su salud no le permitió abrazar. "La Comedia Nacional fue su casa", dice Musto.
"Yo trabajé muchas veces con él y lo conozco desde tiempos inmemoriales, cuando hicimos La fiesta de cumpleaños, de Pinter, luego Sueño de una noche de verano, dirigidos por Villanueva Cosse, con la que fuimos a Buenos Aires, antes de entrar a la Comedia. Lo vi por primera vez en un espectáculo en Teatro Moderno, en el Palacio Salvo, y todos nos sorprendimos por su belleza física, que no era común ver en Montevideo. Sorprendía su presencia, y poco después hice esta obra de Pinter con él. Galbiati es un caso sorprendente: porque al principio él solo tenía pinta, lo cual era bastante. Era un galanazo, pero no le veía muchas condiciones artísticas. Y poco a poco, sobre todo a través de sus trabajos en la Comedia Nacional, fue levantando su nivel hasta ser, para mí, uno de los mejores actores que yo he visto en un escenario uruguayo. Le he visto trabajos realmente asombrosos. La evolución que hizo fue fantástica", recuerda Denevi.
"Él podía hacer todo tipo de papel: y los lindos tienen un problema en el arte interpretativo, y es que los subestiman, por su belleza. Con él, hasta que lo reconocieron, pasaba lo mismo", agrega Denevi sobre este gran actor, que también hizo televisión en los cuatro canales de televisión abierta uruguaya, y trabajó en el radioteatro del Sodre, desde 1968 a 1978. Galbiati también hizo algo de cine (El infierno tan temido, en 1981, dirigido por Raúl de la Torre, además de trabajos de locución. Más recientemente había hecho Los invertidos, en el Teatro del Anglo, el clásico de González Castillo, dirigido por Mary Varela.
"Fuimos muy compañeros, desde que empezamos en teatro, a principios de los años 60. Lo vi actuar en Teatro Moderno, en el Salvo, y era un actor que en Hollywood, con esa pinta, sería una estrella de cine. Su belleza física era asombrosa. Después yo entré al Club de Teatro y al poco tiempo apareció él. Éramos un equipo de jóvenes que después fuimos conocidos: Beto Sobrino, Denevi, Héctor Manuel Vidal, Mary Da Cuña, Walter Speranza. En la salita de Rincón entre Treinta y Tres e Ituzaingó, para 114 espectadores, hicimos mucha cosa, casi 10 años juntos. Fue un compañero al que quise mucho, y fue el actor de culto que tuvo la Comedia Nacional, haciendo grandes protagonistas, que además eran galanes, porque su físico era indiscutible, además de ser un intérprete muy sólido. Pero él a la belleza física no le daba mucha importancia, eso era un comentario del público", evoca Pepe Vázquez.

La temporada 2015 del elenco municipal llevará su nombre

Delfi Galbiati, figura emblemática de la escena nacional y de la Comedia Nacional, será velado hoy de mañana en el foyer del Teatro Solís, de 9:30 horas a 12 horas, y desde allí partirá el cortejo hacia el Cementerio del Norte. A lo largo de su carrera fue distinguido por sus pares, por el público y la crítica, habiendo obtenido el Premio Florencio en cinco oportunidades. "Delfi marcó una página fundamental de la historia de la Comedia Nacional, a la que enriqueció con su talento artístico, con lealtad y compañerismo. Con él se va una parte de la historia de nuestro elenco y del Teatro Solís, pero su recuerdo seguirá presente en cada uno de sus personajes", expresó la Comedia Nacional a través de un comunicado, en el que declaró que en su homenaje, la temporada 2015 de la compañía oficial llevará su nombre.
La extensa trayectoria escénica de Galbiati recorre los más diversos géneros y autores, remontándose desde títulos experimentales en los años 60, pasando por todo un repertorio de clásicos del teatro universal, hasta piezas de corte costumbrista. Más allá de su porte, Galbiati ha demostrado infinidad de veces su talento histriónico, al que sumó una gran dedicación al oficio de actor. Ocasionalmente director de teatro (puso en escena "Hoy juega", de Rolando Speranza, "La Esperanza S.A.", ambas en La Gaviota), su hijo, Fabricio Galbiati integra el elenco oficial, compañía que hoy se enluta con esta gran pérdida.


Extraído de: www.elpais.com.uy 








Publicar un comentario