sábado, 8 de octubre de 2011

Sobre “Parole Limitée”, nuevo poemario de Françoise Laly



Luis Benítez

La escritora y traductora Françoise Christine Laly nació el 6 de octubre de 1962 en Burdeos, Francia. Es bachiller literario y ha publicado los siguientes títulos: Juillet mon amour (novela, Le Méridien Editeur, 1987, París); Chlorophylle (novela, La Nouvelle Pléiade, 1991, Fitou, Francia); Valparaíso, la ville de mes fantômes (traducción de la biografía de Manuel Peña Muñoz “Valparaíso, la ciudad de mis fantasmas”, Chile, Ed. Vents Salés, 2010, Burdeos, Francia); Une enfance sous Mao (traducción de la biografía de Guo Yue y Clare Farrow “Music, food and love”,  Gran Bretaña, Ed. Autrement, 2011, París); Parole Limitée/ Dicho limitado (poesías francés/castellano, Ed. Nueva Generación, 2011, Buenos Aires).

Recientemente la conocida editorial argentina Nueva Generación, de Oscar López, nos ha hecho el favor a los lectores de editar un nuevo libro de Françoise Laly, la poeta francesa que divide su tiempo creativo entre la factura de sus propias obras y la difusión en su país de los trabajos de autores latinoamericanos. Es de destacar la calidad de esta nueva entrega de Laly, en edición bilingüe, una obra breve y concisa que permite acceder a sus últimas creaciones.  Como bien señala en el prólogo introductorio a “Parole Limitée/ Dicho Limitado”, la poeta argentina Graciela Licciardi, Laly a su poesía “le imprime una impronta de ‘paraíso perdido’ como si la existencia, a pesar de todo lo vivido, se viera teñida siempre: lo podemos apreciar a través de algunas palabras que repite a lo largo de todo el poemario: nos habla de esperas, de cabelleras, de niebla, del universo, el mundo y el mapamundi, de diversas barcas, de vidrio, de serpientes y sobre todo, del color blanco y más aún del negro. ¿Será por eso que Françoise Laly logra seducirnos? ¿es esa dicotomía la que nos identifica?”. Medular pregunta la última formulada por Licciardi: singularmente, Laly se destaca por su capacidad de integrar al lector en sus búsquedas expresivas, mediante un lenguaje diáfano y directo, que sin embargo, a poco que repasamos sus líneas (la poesía es el género de relectura por excelencia) va mostrándonos más y más honduras representativas, más y más posibilidades de identificación con aquello que la poeta persigue a través de sus versos.
Bien sazonada por el uso de recursos expresivos que van desde la metáfora de cuño surrealista hasta la imagen directa, clásica de la poesía española, los giros y alusiones de la poesía de Françoise Laly se distinguen por una frescura no siempre presente en el género, al menos en sus elaboraciones actuales. Un libro para disfrutar y recomendar.

* Versiones al español de los poemas por la autora, cortesía de Editorial Nueva Generación, Buenos Aires.


Publicar un comentario