sábado, 8 de octubre de 2011




Con la Prof. Ana María Ribeiro
La Historia “no son cosas almidonadas, resecas”,
sino seres vivos con pasiones




Aldo Roque Difilippo 



 La Prof. Ana María Ribeiro instó a “darle carnadura” a la historia para trasmitirla a las nuevas generaciones. El pasado fin de semana la Prof. Ribeiro dictó una conferencia en el Centro Histórico y Geográfico de Soriano titulada “De ayer a hoy, miradas historiográficas sobre el año 11. Previo a ella, en diálogo con Centenario opinó sobre la película “Artigas – La Redota” proyecto en el cual participó asesorando históricamente, y sobre cómo trasmitir los acontecimientos históricos a las nuevas generaciones. “Hablando de personas” sujetos a pasiones “como ellos que están ahora en el presente”.


¿Cómo trasmitir esos hechos históricos, los ocurridos en el proceso independentista, siendo que  se refieren a culturas tan diferentes?
-Si muy diferentes. Alguien dijo que el pasado es un país extraño, es como ir al extranjero. A veces cuesta mucho entender los códigos. Por eso creo que es pertinente que los historiadores divulguen  lo que creemos saber. Si fuera  fácil ir al pasado cualquiera podría hacerlo. Cuando la gente requiere que los historiadores, que los  estudiosos expliquen lo que saben, creo que lo que están pidiendo es precisamente eso: usted que fue al extranjero, que es el pasado, cuéntenos cómo es.

Le preguntaba  en su carácter de Profesora. ¿Cómo  trasmitirlo a las nuevas generaciones?, que tiene un lenguaje y unos códigos totalmente diferentes a aquella sociedad de los siglos anteriores.
-Yo tengo una trampita que hasta ahora me ha dado resultado. El día que deje de darme resultado me jubilo y ya está. Creo que a cualquiera el pasado le interesa si uno logra trasmitirle una sola cosa básica, y es que le está hablando de personas que en su momento estuvieron tan vivas como ellos están ahora en el presente. Si usted logra darle carnadura a un personaje o a una situación, a un  drama de esos eternos, el amor, la vida la  muerte, el hambre, el frío, la tragedia, el heroísmo; entonces cuando ellos entienden que no son cosas almidonadas, resecas,  que no se está hablando de abstracciones, en general da resultado. Una vez unos amigos de mis hijas estaban estudiando en casa y se quejaban que era historia, y que era terrible. Alguien me dijo por favor sos profesora de historia ayudanos un poco. Me senté a ver los apuntes que les dio  el profesor y a los cinco minutos descubrí que yo también tenía sueño y estaba bostezando. Me dije, qué es lo que me pasa. Cerré el cuaderno y dije ya entendí, acá están todos muertos, no pasó  nadie todavía con perfume  rumbo a una cita, no  pasó nadie con una herida abierta en el vientre y gritando ¡Viva la Patria!.  Esto es una abstracción tras otra, y están todos muertos. Que la monarquía, que la República; así nadie entiende nada. 
Cerré el cuaderno y les expliqué dos o tres historias puntuales, con recetas de cocina, con ropa, con moda, con pasiones, con historias de seres vivos y  diez minutos más tarde todo el mundo preguntaba cosas. Ya está. El click se produjo. A mi esa receta me da resultado.


Ud colaboró asesorando a la producción de la película “Artigas - La Redota”. ¿Qué le pareció el producto final?
-Muy desafiante, que obliga a pensar y sobre todo que tiene la virtud de mostrar la gente viva, que le decía hace un rato.

Pero en el imaginario colectivo tenemos un Artigas rubio, de ojos celestes, europeo; y nos presentaron casi un indio…
-Casi un indio no, pobre Esmoris que hasta le pusieron lentes de contactos de color. No se le ve mucho. Lo procuraron engordar pero no pudieron porque el flaco comía siete veces por día y estaba siempre igual. Pero hizo muy bien su papel, que es mucho más importante que el color de ojos. Un trabajo muy digno, y uno podrá discutir un montón de cosas, pero eso que usted dice, que teníamos otro en el imaginario creo que la película buscaba que tomemos conciencia, que así como en el relato de la película  muestra cómo se busca un retrato y cómo se construye, bueno que sepamos también que ese héroe también es una construcción, no solo en la pintura de Blanes, es una construcción desde los libros, es una construcción historiográfica. Que no es malo que sepamos que es una construcción. Eso me parece quizá lo más importante de la película. Que nos deje conmovidos, que nos deje discutiendo. Si usted sale bostezando  solo con ganas de comer pizza, es horrible.  Si sale conmovido está bien, el trabajo intelectual está hecho.

Y lo importante es que a 200 años la figura de Artigas se siga revisando.
-¡Y qué le parece! La revisaremos siempre, es el pater fundador. Referencial. Lo cambiamos, lo volvemos a visitar una y otra vez, cada generación, y así seguiremos. En estos 200 años ha sido así, y no creo que cambie.
La Prof. Ana Ribeiro junto a Alfonso Arias  (izquierda) y Manuel Santos Pírez (Derecha) contemplando la maqueta de la primitiva ciudad de Mercedes, en uno de los salones del Centro Histórico y Geográfico de Soriano. “Ojalá  en Montevideo tuvieramos algo así”, comentó la prof. Ribeiro “para explicarle a los chiquilines como era la ciudad”.

Publicar un comentario