viernes, 3 de febrero de 2012

Reabre en Las Palmas la
Casa-Museo Pérez Galdós


Tras dos años de tareas de ampliación y reforma, la Casa-Museo de Benito Pérez Galdós reabrió a principios de este mes sus puertas en la zona de Triana, el corazón de Las Palmas de Gran Canaria (Islas Canarias, España), para ofrecer al público una visión panorámica de la vida y obra del autor de los Episodios nacionales.
El eje principal de la intervención es la que fue la casa natal del escritor, en el número 6 de la calle Cano, donde se exhibe más de un centenar de documentos, entre papeles y libros, y piezas que antes estaban en depósito por falta de espacio. De esta manera, el discurso museográfico del centro se divide en dos bloques, uno dedicado a la trayectoria literaria y otro a los “espacios de la intimidad” de Pérez Galdós, según la definición de sus responsables.
Es en este espacio donde el visitante puede encontrar el encanto decimonónico de las ocho salas en las que se recrea el lado doméstico de la existencia del escritor, en las tres ciudades que marcaron su vida: Las Palmas, Santander y Madrid.
Así, aparece como ineludible pasar unos minutos en la “Sala Sorolla”, presidida por el retrato del pintor valenciano; la sala “Aquí nació”, donde se muestra la cuna original, donada por sus descendientes; y la sala de los últimos días, con elementos rescatados de la austera vivienda madrileña donde residió y murió.
También hay espacio para la representación de “San Quintín”, su elegante casa santanderina, y todo salpicado por muebles con bajorrelieves de lemas literarios, de cuyo diseño fue responsable el propio autor.
En las salas documentales, un vídeo da cuenta del impacto que produjo el día de su muerte, con imágenes de sus exequias en un Madrid que despedía a su mejor cronista con la apoteosis de una verdadera multitud que, al paso de la comitiva fúnebre, vitoreaba al literato, cuyo cuerpo era llevado en una berlina de gala tirada por seis caballos.
Si bien a Galdós no le gustaba hablar de sí mismo, fue suficientemente previsor como para guardar abundante documentación privada derivada de su trabajo como escritor profesional. De esa costumbre —y de la generosidad familiar al cederlos para el museo— se deriva el valioso material que no solo es uno de los atractivos de este centro grancanario, sino que se ha vuelto de imprescindible consulta para los estudios sobre su vida y obra.
La Casa-Museo Pérez Galdós, además, es sede de los congresos galdosianos, que reúnen cada cuatro años a especialistas en la obra del escritor. La próxima cita se celebrará en 2013.

Extraído de: www.letralia.com  
Publicar un comentario