viernes, 23 de marzo de 2012

 La más emotiva bajada de telón

China. La notable actriz se despidió de los escenarios el día en que cumplía los 90 años


BUENOS AIRES | Victoria Molnar

La Sala María Guerrero del Teatro Nacional Cervantes en Buenos Aires se vistió de fiesta el miércoles pasado para celebrar los 90 años de China Zorrilla.
En realidad, fue ella quien agasajó con la interpretación de Dorotea en la obra “Las d`enfrente”, de Federico Martens, a más de 800 privilegiados asistentes que le cantaron un emotivo feliz cumpleaños de pie, en reconocimiento a su trayectoria y aporte a la cultura rioplatense. La emotividad de esa escena rompió desde el comienzo la llamada "cuarta pared".
"Es un momento único e irrepetible el ver a esa personalidad emocionada frente a un Cervantes repleto cantándole el feliz cumpleaños, es emoción pura y un privilegio estar en el escenario con ella", decía el reconocido actor argentino Adolfo Yannelli quien la acompaña en el elenco y añadió: "Ella es una actriz intuitiva, muy talentosa, inconmensurable, que aun siendo un teatro semimontado logra transmitir todo apenas con gestos y con tonos de su voz, eso es lo que la hace ser grande y única. Menos mal que hace más de dos años que compartimos escenario con ella porque sino se te aflojaban las piernas".
"Pensamos que no íbamos a parar de llorar en toda la función, pero lloramos antes de que empezara y entonces lo soportamos", reveló a El País la actriz Marikena Riera quien representa a la hija mayor de la Dorotea de China sobre los momentos previos a la salida al escenario. "Es emocionante verla a ella emocionada, esto es único y va a ser histórico, es historia pura", agregó confirmando que a ella durante los aplausos sí se le "aflojaron un poco las piernas".
"Fue muy fuerte para todos (los actores), se sentía el amor por ella y es algo que siempre lo sentimos en cada lugar que nos hemos presentado con la obra", agregó a la salida del teatro Carmen Kohan, también parte del elenco que ya se ha presentado en gira por Argentina y Uruguay. Ambas jóvenes actrices dijeron que absorbieron "como una esponjita" todas las enseñanzas de este ícono rioplatense y que nunca se sintieron abrumadas por la trayectoria de China, todo lo contrario. "Le basta con poner un tono, una expresión, para elevar la escena, es una capacidad que no aprendió sino que trajo y siempre dice que en ningún lugar es tan feliz como sobre el escenario", señalaron.
El acto que contó con una enorme torta de cumpleaños e innumerables ramos de flores y cajas de bombones, fue apreciado por un público que incluyó a innumerables figuras del ambiente artístico y amantes de la cultura como Carlos Perciavalle -quien la considera "su hermana del alma"-, Miguel Jordan, Haydée Padilla, Mónica Gonzaga, Carolina Papaleo, Héctor Fernández Rubio, el director de Elsa y Fred, Marcos Carnevale, entre otros, y por supuesto las hermanas y sobrinas de China, que evocaron anécdotas de sus característicos sentido del humor y despistes.
Fernández Rubio, quien compartió varios trabajos con China, recordó la última vez que se encontró con ella: "Fue hace muy poco en la puerta del edificio en el que vive, estaba recuperándose de un problemita de salud y salía apoyada en un andador y yo le dije: `China de mi vida… ¿Cómo andás?` y ella me dijo con su clásico humor: `Ya me ves, con andador`. Aún en los momentos difíciles y complicados ella siempre tiene esa bonhomía, ese amor incondicional por sus compañeros y por su público".
"Nos trajo a la Argentina todo y más, es única e incomparable y me parece más que merecido este homenaje", dijo Miguel Jordán y Haydée Padilla señaló: "La amamos, como amiga, como solidaria persona que está presente con su grandeza, generosidad e inteligencia y que desde su lugar de mujer culta tiene una sensibilidad que le permite conocer perfectamente lo que le pasa al otro así sea una necesidad económica, espiritual o artística".
Tras la función muchos de los asistentes tenían sus caras surcadas por lágrimas y aguardaron a la salida para saludarla. No era para menos, como resaltaron sus compañeros de elenco, era el "escenario de China" y durante la obra la actriz nacida como Concepción Matilde Zorrilla de San Martín Muñoz el 14 de marzo de 1922 y que debutó en la actuación en 1943 como parte del grupo Ars Pulcra, deslumbró a su público con tonos interpretativos tan fuertemente arraigados en su ser que lograron un clima que ni siquiera una tos pasajera y su consecuente pedido de disculpas al público pudo cortar. "Que se vengan 90 años más, tengo la suerte de haberla podido dirigir, lo que es orgullo para un director de cualquier generación. Con ella hice escuela, me iluminó la pantalla, fue la experiencia en cine que más me marcó", subrayó a El País Marcos Carnevale el director de Elsa y Fred, la última película en la que participó la actriz.


Una despedida que nadie acepta como decisiva
Ni siquiera Claudio Gallardou, director del propio teatro argentino que acogió la celebración, se animó a afirmar la despedida de las tablas de China Zorrilla. "El año que viene hacemos otra función de despedida", dijo mientras se encaminaba hacia el proscenio tras lo que fue una breve presentación y lo mismo rumoreaban -y esperaban- los asistentes en la antesala.
"China no se despide para nada, seguirá estando, yendo a ver todos los espectáculos y actuando; y deseo y le pido a Dios que siga dirigiendo y me llame para actuar", dijo el actor Héctor Fernandez Rubio.
Consultado por El País sobre la posibilidad de un reconocimiento similar en Uruguay, el embajador Guillermo Pomi Barriola dijo desconocer "si se planea algo" y agregó que la embajada homenajeó a China en 2011 en un evento que reunió "al ambiente artístico y donde se le entregó una plaqueta por su trayectoria artística, y todo lo que ha dado para el vínculo binacional". El representante diplomático uruguayo aclaró además que el presidente José Mujica llamó a China para saludarla en su cumpleaños y que "en su representación, la del ministro de Educación y Cultura, Ricardo Ehrlich, y la de todos los uruguayos", se le habían enviado presentes florales a su casa.
Aunque ello no fue considerado suficiente por Pomi que corrió casi una cuadra junto a admiradores y se abrió paso entre los fotógrafos para acercarse al auto que la trasladaba, tomar su mano y transmitirle en persona los saludos. "Van a haber varias despedidas", adelantó a El País un aún recién bajado del escenario Adolfo "Fito" Yanelli y aseguró: "Ella lo quiere así y así lo vamos a hacer". China lleva 69 años sobre los escenarios y ojalá los 70 traigan consigo una nueva celebración.

Extraído de: www.elpais.com.uy   


Publicar un comentario