viernes, 6 de abril de 2012

Parra recibirá el Cervantes
con discurso sobre
el Quijote de Avellaneda


El discurso con el cual el escritor chileno Nicanor Parra recibirá el próximo 23 de abril en Madrid el Premio Cervantes —aunque no personalmente pues se niega a tomar el avión— se enfocará en el Quijote de Avellaneda, la versión apócrifa publicada luego de la primera parte de la obra cumbre de Miguel de Cervantes, y contra la cual éste arremetería con furia.
Así lo anunció el diario chileno La Tercera en un reportaje en el que se asegura, citando fuentes allegadas al llamado Antipoeta, que éste ya ha escrito —y desechado— tres borradores. Empezó a rodear el asunto un día después de enterarse del premio, en diciembre de 2011, y hoy, tres meses después, tiene un cuaderno completo con anotaciones. “Está trabajando como si fuese a ir él mismo a recibir el premio”, cuenta Rodrigo Rojas, director de la Escuela de Literatura de la Universidad Diego Portales, de la cual Parra es director honorario.
Será su nieto Cristóbal “Tololo” Ugarte quien el próximo 23 de abril recibirá en Alcalá de Henares el premio, de manos del rey Juan Carlos de España. En la ocasión, se distribuirá un ejemplar de La vuelta del Cristo del Elqui —que fuera publicada en 2007 por la Universidad Diego Portales (UDP) y ahora ha sido reimpresa con un sello de la Casa Real— y se inaugurarán exposiciones y mesas redondas en torno a la obra y figura de Parra.
Ugarte, quien leerá ese discurso que elabora su abuelo, viajará a España acompañado por su madre, Colombina Parra. El Antipoeta también entregó una lista con sus invitados chilenos a la ceremonia, donde aparecen Patricio Fernández y Adán Méndez, así como una serie de nombres ligados a la UDP: el rector Carlos Peña, la decana de Letras, Cecilia García Huidobro, el director de Publicaciones, Matías Rivas, y los profesores y escritores Alejandro Zambra y Raúl Zurita.
Según las fuentes del diario chileno, Parra ha profundizado, desde la relectura del Quijote de Avellaneda, una idea en torno a la serie de Quijotes apócrifos que circularon en el siglo XVII. Rodrigo Rojas suma otra idea: “He escuchado referencias muy lúcidas que vinculan al tango con la obra de Cervantes”.
Parra encontró una posible puerta de entrada para su discurso en el capítulo VI de El Quijote: en una quema de los libros que han “dañado” al personaje, el barbero y el cura deciden salvar algunos títulos y entre ellos está La Araucana, la epopeya de la conquista de Chile de Alonso de Ercilla, que, como escribe Cervantes, es uno de “los mejores que en verso heroico en lengua castellana están escritos”.
Otro de los títulos salvados de la hoguera es el Amadís de Gaula, que Parra ha releído estos días como parte de una completa investigación en torno a las novelas de caballerías del siglo XVI. También ha centrado su mirada la figura del propio Miguel Cervantes: tiene dos cajas llenas de libros que comentan la vida y obra del español, con algunos especialmente dedicados a El Quijote.
Aunque Parra no trabaja únicamente en su discurso del Cervantes, el texto es al que le ha dado más importancia en estos meses. Rojas cuenta que desde diciembre le ha oído sucesivas ideas. La semana pasada, en Las Cruces, Parra habló del tema con Ignacio Echevarría, el editor de sus Obras completas que estuvo en Chile. Ante más invitados, el autor de Poemas para combatir la calvicie hizo varios comentarios sobre Cervantes y las investigaciones que ha llevado: ha llegado a elaborar teorías sobre la vida privada del manco de Lepanto.

Extraído de: www.letralia.com


Publicar un comentario