sábado, 30 de junio de 2012

Mariano Mores volvió al “cuartito azul”

“…DULCE MORADA DE MI VIDA…”



Ayer, el gran pianista, recibió un homenaje de la Ciudad en la misma casa de Villa del Parque a la que había llegado 75 años atrás para estar cerca de Myrna, su gran amor de toda la vida, y donde compuso ese primer éxito. El homenaje reunió a los vecinos que salieron para recibir al artista entre aplausos, besos y agradecimientos. Acompañado por su hija Silvia, una asistente y una enfermera, Mores, de 94 años, agradeció el homenaje. “Es un momento emotivo que no perderé en mi razón por toda la vida. Las palabras no me quedan libres para darles todo lo que el corazón siente hoy”.
La casa del cuartito azul está en Terrada 2410. Tiene un frente blanco, recién pintado, y desde ayer también una placa que dice “en esta casa vivió y compuso el tango Cuartito Azul el maestro Mariano Mores”. El pianista vivió allí con su familia entre 1937 y 1939, cuando tenía 19 años. El destino y el amor los habían llevado a ese lugar: hasta ese entonces, la familia Martínez (verdadero apellido de Mores) vivía en San Telmo pero el noviazgo entre Myrna y Marianito los llevó hasta Villa del Parque. Dicen que fue ella misma la que eligió esa casa, a sólo una cuadra de la suya. Y que ahí, en el cuartito que estaba en la terraza, y que él repintaba con cal y un blanqueador para ropa, se inspiró para la música del tango que lleva letra del periodista, poeta y libretista Mario Battistella.
“Es tan emotivo que me toca la fibra más cercana al alma. Toda la casa es como una institución. El era el mayor de siete hermanos y vino acá con su mamá, porque ya había perdido a su papá. Era el sostén de la familia, a pesar de que era un chico hacía arreglos musicales y componía”, comentó Silvia, su hija.
El reconocimiento se hizo a partir de una iniciativa de los legisladores Cristian Ritondo y Roberto Quattromano. Pero fue la dueña de la propiedad desde 2009, Susana Acuña, la que despertó la inquietud. “Cuando vinimos a verla el vendedor contó que acá estaba el famoso cuartito azul. Al principio no le creí, pero después investigué y conocí la historia. Yo soy admiradora de Mores y del tango. Hoy le dije que esta era mi casa pero que acá estaba su lugar”, detalló.
La ceremonia tuvo a Atilio Stampone como invitado y movilizó a muchos vecinos que recibieron al pianista entre aplausos, lo rodearon y no pararon hasta llevarse algunos autógrafos.

Publicar un comentario