viernes, 15 de febrero de 2013



La bicicleta de Ricardo


Aldo Roque Difilippo

 
Las murgas de Soriano y la región  compitieron, esta semana que termina, por ser la mejor del 2013.  Como todos los años las críticas, las parodias y los chistes estuvieron a la orden de los letristas. También los hechos más destacados del año pasado fueron utilizados en el argumento de  las distintas puestas en escena. Uno de ellos no podía pasar inadvertido: la recuperación de los restos mortales de Ricardo Blanco. El dirigente sindical mercedario brutalmente torturado y asesinado durante la última dictadura cívico-militar, y cuyos restos fueron  encontrados en el Batallón 14,  en la capital del país. Un hecho doloroso de nuestro pasado reciente.
La murga Diablos Verdes lo recordó en parte de su actuación 2013 rememorando una escena aún muy vívida para los viejos mercedarios que vieron a Ricardo Blanco recorrer las calles de la ciudad en su bicicleta, con su cartera, cobrando el consumo de  UTE, tal cual era la costumbre de esos años.
 Un murguista, flaco y serio como dicen que era  Blanco,  se paseó  por el escenario con un maletín de cartón en una mano y  llevando de tiro la bicicleta  en la cual Ricardo desempeñaba su trabajo y recorría las calles de Mercedes;  mientras el resto cantaba. La bicicleta que a más de  30 años de aquellos hechos, su familia aún conserva como una reliquia, y que se paseó nuevamente por un Mercedes pintado en una tela sobre el escenario, tal cual lo hacía aquel muchacho, sindicalista y militante de la izquierda que fue perseguido, torturado y asesinado por  las fuerzas represivas que dominaban el país por esos año, por su constante  militancia por una  sociedad más justa.
Publicar un comentario