sábado, 30 de noviembre de 2013

¿Cuál es el origen de las fotos 'selfie'?



Autoretrato de Robert Cornelius
Foto Archivo de la Librería del Congreso de los EEUU Wikimedia Commons
Hace apenas algunos días, el diccionario de Oxford dio a conocer que uno de las palabras que agregaría a su acerbo este año sería selfie. Para los que no están al tanto de que se trata o qué significa, 'selfie' se refiere a las autofotos, esas imágenes tomadas, generalmente con un celular o cámara digital, frente a un espejo o haciendo contorsionismo para lograr con la propia mano capturar la cara o el cuerpo del mismo fotógrafo. Ahora bien, uno puede preguntarse porqué razón este concepto alcanzó el status de palabra oficial, apañada por el principal diccionario de la lengua inglesa. Por un lado, porque de un tiempo a esta parte los responsables de confeccionar dicho diccionario han tomado una postura mucho más abierta hacia los nuevos conceptos y prácticas derivadas de las nuevas tecnologías, aceptando que la gran extensión y uso de ciertos conceptos, como es el caso de selfie o sexting (enviar mensaje con contenido erótico) o to gif (la acción de hacer un gif animado). Por otro lado, porque gracias a una de esas conjunciones inesperadas entre Internet, smartphones con cámara de fotos y redes sociales, las selfies se han convertido en una de las manifestaciones más populares en Internet en la actualidad. Según parece, las selfie no son un invento de este siglo, ni del anterior. Tampoco son una consecuencia directa de las redes sociales ni tienen nada que ver con el auge de los celulares. Las autofotos parecen ser un recurso muy utilizado en los comienzos de la fotografía, allá por mediados del siglo XIX. Así se advierte en lo que parece ser la primer selfie de la historia. La imagen corresponde a un entusiasta de la fotografía llamado Robert Cornelius, cuya familia tenía un local de fotografía en Filadelfia, EE.UU., donde tomó la primer autofoto, en 1839. En aquella época, el tiempo de captura de las imágenes tomaba algunos minutos, lo que le permitió al joven Robert activar el mecanismo y después posar frente al lente sin ayuda.



Extraído de: www.elcomercio.com
Publicar un comentario