viernes, 6 de junio de 2014


La que camina


Pedro Guerra


No le bastaron los cálidos valles del África ardiente,
no le bastaron la rama del árbol, la vida frugal,
alzó los brazos se puso a dos patas y muy lentamente
la que camina echó a andar.

No le bastaron las pocas semillas, la fruta incipiente,
no le bastaron las amplias llanuras, la vida fluvial,
sobreviviendo cruzó los estrechos, llegó al continente
y no dejó de buscar.

Cruzó la sabana, los prados, los montes,
los ríos las simas,
la que camina.
Pasaron los meses, los años, los hijos,
los bosques, las vidas,
la que camina. (bis)

No les bastaron las manos, los ojos que miran al frente,
en otros brazos guardó sus abrazos y en su caminar
fue descubriendo lugares, caminos, venciendo a la muerte
durmió al calor de un hogar.

Cruzó la sabana, los prados, los montes,
los ríos las simas,
la que camina.
Pasaron los meses, los años, los hijos,
los bosques, las vidas,
la que camina. (bis)

Los ríos las simas,
la que camina.
Los bosques, las vidas,
la que camina...


Publicar un comentario