sábado, 27 de diciembre de 2014

A DOCE AÑOS DE LA MUERTE DE JOSÉ HIERRO DEL REAL, POETA MADRILEÑO



José Hierro del Real nació el 3 de abril de 1922 en Madrid, aunque se traslada con apenas dos años a Santander, donde cursa estudios primarios. Allí lo encuentra la guerra civil. Se afilia a la Unión de Escritores y Artistas Revolucionarios; al finalizar la guerra su padre es encarcelado. 
En 1937 escribe sus primeros poemas, "Romancero de la guerra de España", unas líneas que muestran desde su juventud utópica una fluidez de belleza literaria y también una honda y natural imitación de los "maestros": los poetas de la Generación del 27 (Rafael AlbertiFederico García Lorca y Vicente Aleixandre, fundamentalmente). Detenido el 3 de septiembre de 1939 a consecuencia de sus actividades clandestinas; ingresa en la Prisión Provincial y recorre una serie de cárceles del país, hasta ser puesto en libertad en Alcalá de Henares en 1944. 
Hasta 1946 vive en Valencia, trabaja para la revista Corcel. En 1946 inicia sus colaboraciones en la revistaProel. En 1947 se edita su primer libro "Tierra sin nosotros"; su segundo libro, "Alegría", es galardonado con el Premio Adonais. Residiendo en Santander trabaja en diversos oficios: conferenciante, tornero, listero, profesor de la UIMP, redactor jefe de las revistas de la Cámara de Comercio y la Cámara Sindical Agraria. 
Se casa en el año 1949 con María de los Ángeles Torres, con quien tendrá cuatro hijos. En 1952 se trasladan definitivamente a Madrid, donde comienza a trabajar en el CSIC, en la Editora Nacional y en el Ateneo, encargado de la sala de exposiciones de Sta. Clara y una tertulia poética que será clausurada, por motivos políticos, en los años 60. 
Recibe numerosos premios, entre los que destacan el Premio Príncipe de Asturias de Literatura, en 1981, el Premio Nacional de las Letras Españolas, que obtiene en 1990, y el Premio Reina Sofía de Poesía Española e Hispanoamericana, concedido en 1995. Ese mismo año es nombrado doctor Honoris Causa por la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo, de Santander. En el año 1991 José Hierro fue elegido miembro de la Real Academia Española. Galardonado con el Premio Cervantes1998. Nacional de Literatura de poesía en 1999 por Cuaderno de Nueva York y anteriormente en 1953 por Antología poética. En 1982 se le concede el título de Hijo Adoptivo y Poeta de Cantabria. En 1998 se le concede la Medalla de Oro Artesantander por una vida dedicada a la crítica y al estudio del arte. 
José Hierro falleció al mediodía del 21 de diciembre de 2002 en el hospital Carlos III, en Madrid, como consecuencia de una insuficiencia respiratoria. 





CANCIÓN DE CUNA PARA DORMIR A UN PRESO 

La gaviota sobre el pinar. 
(La mar resuena.) 
Se acerca el sueño. Dormirás, 
soñarás, aunque no lo quieras. 
La gaviota sobre el pinar 
goteado todo de estrellas. 

Duerme. Ya tienes en tus manos 
el azul de la noche inmensa. 
No hay más que sombra. Arriba, luna. 
Peter Pan por las alamedas. 
Sobre ciervos de lomo verde 
la niña ciega. 
Ya tú eres hombre, ya te duermes, 
mi amigo, ea... 

Duerme, mi amigo. Vuela un cuervo 
sobre la luna, y la degüella. 
La mar está cerca de ti, 
muerde tus piernas. 
No es verdad que tú seas hombre; 
eres un niño que no sueña. 
No es verdad que tú hayas sufrido: 
son cuentos tristes que te cuentan. 
Duerme. La sombra toda es tuya, 
mi amigo, ea... 

Eres un niño que está serio. 
Perdió la risa y no la encuentra. 
Será que habrá caído al mar, 
la habrá comido una ballena. 
Duerme, mi amigo, que te acunen 
campanillas y panderetas, 
flautas de caña de son vago 
amanecidas en la niebla. 

No es verdad que te pese el alma. 
El alma es aire y humo y seda. 
La noche es vasta. Tiene espacios 
para volar por donde quieras, 
para llegar al alba y ver 
las aguas frías que despiertan, 
las rocas grises, como el casco 
que tú llevabas a la guerra. 
La noche es amplia, duerme, amigo, 
mi amigo, ea... 

La noche es bella, está desnuda, 
no tiene límites ni rejas. 
No es verdad que tú hayas sufrido, 
son cuentos tristes que te cuentan. 
Tú eres un niño que está triste, 
eres un niño que no sueña. 
Y la gaviota está esperando 
para venir cuando te duermas. 
Duerme, ya tienes en tus manos 
el azul de la noche inmensa. 
Duerme, mi amigo... 
Ya se duerme 
mi amigo, ea... 

José Hierro, 1947 
Publicar un comentario