sábado, 27 de diciembre de 2014

Sobre “La noticia es el diluvio”, poemario de Alexis Comamala



Luis Benítez


Pan Comido Ediciones, la pujante editorial de Córdoba –la capital actual de la poesía argentina- ha publicado en noviembre pasado un nuevo título de su colección poética, que viene a ampliar aún más el interesante catálogo de su fondo de volúmenes. Se trata del poemario “La noticia es el diluvio” (ISBN 978-987-45146-5-3), del joven autor Alexis Comamala, nacido en la citada ciudad argentina en 1979. Comamala acredita títulos anteriores, como “Ensayo mi muerte” (2007) y “El naufragio” (2009). Fueron compilados sus trabajos en “El día más parecido” (2008), entre otras antologías.

En este flamante poemario Comamala exhibe una destreza formal acrecentada y se muestra todavía más seguro de sí mismo para afrontar los problemas estilísticos que plantea resolver los alcances que desea darles a los núcleos de sentido de su obra poética. Está presente en sus versos una buena digestión de la tradición cultural occidental, bien decantada, que lo lleva a formular ya una voz personal con el acento puesto en la situación existencial del hombre contemporáneo, pero entendido como sujeto en el tiempo, dotado de un pasado histórico que define sus perfiles con no menor precisión y presencia que los conflictos propios de nuestro presente. Sin duda se trata de un horizonte ambicioso, pero la capacidad escritural de Comamala sabe sortear con habilidad los obstáculos de ese dibujo cubista, multiangular, que le impone a sus poemas. Una ajustada referencia a íconos culturales pregnantes le permite al autor instalar sus textos en un contrapunto con la tradición del género, ya a partir de la misma cita que abre el volumen, tomada del manuscrito acadio Atrahasis -Ziusudra para los sumerios- referencia que se continúa con el Gilgamesh, y el “Walden o La Vida en los Bosques”, el famoso ensayo del filósofo, escritor y poeta estadounidense Henry David Thoreau, y el Arca del diluvio, entre otras imágenes y conceptos; pero estos elementos operan en función de que el autor desarrolle cada vez con mayor potencia y adoptando un tono por momentos apocalíptico, una precisa ubicación poética del hombre actual. El empleo eficaz del voseo y de las referencias a lo cotidiano bajan a tierra el conjunto, dotándolo todavía de una mayor eficiencia en su conjunto. No es poc
o asunto el logro alcanzado por Alexis Comamala en este, su nuevo poemario, lo que hace que se vaya consolidando como una de las voces más interesantes de la actual poesía argentina. Sin lugar a dudas, se trata de un autor para seguir y releer, uno que no solamente promete, sino que sabe cumplir con aquello que busca el lector de poesía de nuestro tiempo.

…………………………………………………………
ASI ESCRIBE ALEXIS COMAMALA

he querido volver al Gilgamesh
sacramento de pasto en el olvido
simulacro de hastío en llamas
pero no
la vida sigue
nos queda
un hilo largo
tenue de miedo
mañana amanece
de vuelta en los labios del mar

……………………………………………………………
lo que merece ser dicho es tu nombre
lo borrado se escribirá de vuelta en el reverso del cielo
lo acallado será puesto en boca de los peces
lo encerrado se dispersará por los campos abiertos

entonces sabrás
que existió un día en que todo fue degolladero
callar y aceptar el abismo
como una oración que emerge del estómago

pensás adormecido que lo que flota es pasado
buscás una cifra que dé tu destino
un vacío en la ofrenda para caer despacio
sin pena ni gloria, solo muertos dados al canto

trazás nuevas líneas para recordar
y si hoy abro ese lugar de larva
y nos mareamos juntos
debajo allí debajo
estamos protegidos de un mundo
y de su reverso que emergerá
he incendiado un mapa y renunciado a los rezos
algo volverá de los cuervos
nada quedará del filo del hacha
resucitará el grito y la piedra

la infancia es un jardín sin escrúpulos
algo se dinamita, algo crece en la otra orilla
…………………………………………………………………………………….


Publicar un comentario