sábado, 17 de enero de 2015

Dionisio Salas Astorga y un poemario de película


Luis Benítez


En ocasiones, leer poesía contemporánea nos brinda grandes satisfacciones. Una de ellas es descubrir el cosmos poético que nos propone este destacado autor chileno, residente desde hace años en la Argentina. El poeta, ensayista, narrador, editor y profesor de literatura Dionisio Salas Astorga nació en Viña del Mar, Chile, en 1965. Ha publicado en poesía Sentimiento (Valparaíso, Chile, 1982); Sábanas sin flores (2003); Como en las películas (2013), Crónicas Cínicas (2013) y Últimas oraciones (2013), en Mendoza, Argentina. Su novela Las aventuras de Cepillo el león fue llevada al teatro en esta provincia y representada también en Ecuador, con auspicio del Ministerio de Cultura de ese país en 2012. Ha ejercido el periodismo en la revista Primera Fila, Diario Uno, diario Los Andes y MDZ, de Mendoza.
Su libro “Como en las películas” lo muestra dotado de un singular estilo, de sabor marcadamente agridulce: en él se conjugan la ternura y el sarcasmo, la ironía y el amor, con una mirada arrojada sobre el mundo actual con tanta ferocidad como ansias de acceder al conocimiento de la realidad última de las cosas, para después plasmarla en versos que volverán, una y otra vez, a la memoria de quienes accedemos a ellos. Es que Salas Astorga ha encontrado el modo de desplegar una variada polisemia en cada trabajo, cuyas resonancias se empalman con los núcleos de sentido del anterior y el siguiente, vertebrando el conjunto de un modo tan compacto que es imposible restarle un ladrillo solo a su impecable construcción sin que merme esa totalidad que surge ante  nosotros. No se trata de simple oficio, que Astorga lo tiene y mucho; es preciso para ello estar dotado de una alta sensibilidad y un excelente manejo del castellano. Manejo que llega a renovar las viejas, usadas palabras, de modo tal que surjan en combinaciones nuevas. Rejuvenecedor de formas y sentidos, Salas Astorga no practica una “poesía pura” en el mal sentido de la expresión, sino que sabe teñir de ineludible humanidad cada poema. Así como Caravaggio nos enseñó  que lo sublime puede encarnar en una piel enferma y unos miembros no simétricos, de modo similar el poeta chileno nos muestra que lo imperfecto del amor, lo incompleto del deseo, la condición trunca del sentimiento o de la idea, cuanto alberga su calidad de ser y contiene también su negación, es uno de los factores primordiales que revelan la belleza que equivale a una de las formas de la verdad, como John Keats lo expresó en su momento, aunque por Astorga visto desde un enfoque presente. Un poeta para recordar, a la hora de elegir genuinas obras del género.



ASI ESCRIBE DIONISIO SALAS ASTORGA

Esta mujer nos vence
usando su mirada de bandera/ sabemos
que no podremos con su boca
sus esquinas no nos darán amparo
sus pliegues
son tan ásperos como una pesadilla de la siesta
esta mujer nos vence
arquea sus piernas para espantarnos/ sabe
el tiempo es una burla que ondea en nuestros ojos
no sumamos ahora un hombre
con todos los hombres que hemos sido

……………………………………………………………………………………..

Prometieron no repetir
esquivar las veredas
como si estuvieran salpicadas de sangre
no doblar las esquinas
no contestar la voz de los muertos
penando en el teléfono
huir de las sombras/de los árboles
no conocer sus nombres

prometieron no escalar la piel con sus dedos
no ungir las manos en la escama del espejo
que eran ahora sus ojos

prometieron sacar las palabras de una orilla
de un lenguaje pronunciado antes del mundo
que ya eran
 (de los libros que los habían escrito)

prometieron imaginar una casa que los habitara
crucificarse en sus ventanas cerradas

una casa que fuera blanda y tibia una lengua
de sábanas limpias que los lamiera
como una mascota al entrar
en sus secretos

quemaron la escuadra de sus ropas
en cuatro cajas donaron
 su vida

……………………………………………………………………………………..


Publicar un comentario