sábado, 16 de julio de 2016

Mural de Manuel Pailós escondido


Trabajo de artistas y restauradores permitió recuperarlo
En vez de recibir a sus inquilinos y propietarios con una pared de yeso blanca, el Edificio 7 de Setiembre solía exhibir en su hall de entrada un mural que el artista hispano-uruguayo Manuel Pailós había pintado en 1959. No fue sino hasta el año pasado que se redescubrió el mural que, tapado por yeso, había permanecido oculto en la memoria y la visual por más de 20 años.



Mural de Manuel Pailós escondido




Además de ser alumno del Taller Torres García, Pailós repartía leche por las casas de Pocitos y Punta Carretas. Cuando sus amigos y colegas, el constructor Caballero y el arquitecto San Vicente Russo, construían uno de los primeros edificios frente al Parque Villa Biarritz, lo invitaron a pintar un mural en el palier del mismo. Así es que Pailós plasmó cuatro figuras clásicas en composición sintética, con líneas negras ortogonales y curvas, planos de grises, rojos, azules y amarillos en el hall del edificio ubicado en la calle Leyenda Patria 3004.
Treinta años después el mural se veía sensiblemente deteriorado por la humedad y violentado por un tomacorriente que lo atravesaba en buena parte. En ese momento, los propietarios del edificio resolvieron cubrirlo con una pared de yeso, lisa y blanca. Sin embargo el tiempo no pudo borrarlo del todo. En el 2015, en una reunión de propietarios del edificio se recordó la existencia de una obra bajo el yeso. Algunos propietarios recordaban que era un Pailós. Entre todos, decidieron poner en marcha un proceso que culminó el 13 de junio del presente año, con el mural restaurado.
El artista Maximiliano López, bajo la dirección del Arquitecto Mauricio Luchessini, retiró la pared de yeso.
Al desprender los primeros trozos, aparecieron las siglas “TTG” (Taller Torres García), el año 1959, y la firma Pailós. Solucionado el problema de humedad, la Comisión Directiva del edificio, presidida por Mary Luz y Andy Beszkidnyak, pidió asesoramiento al Museo Torres García.
De esta manera, se encargó la recuperación del mural al equipo de profesionales que está a cargo de la recreación facsimilar de los murales de Torres García quemados en el Hospital Saint Bois: la restauradora Matilde Endhardt y los artistas Gustavo Serra y Federico Méndez. Éste último, docente del Taller de Pintura al Fresco del Museo Torres García.
Para la restauración del mural primero hubo que realizar tareas de conservación, hacer una limpieza general de la obra y fijar zonas de craquelado para prevenir nuevos desprendimientos. A continuación, se aplicó una fina película de barniz sobre todo su superficie. Esto habilita revertir la intervención, ya que todo el trabajo posterior se realiza sobre esta capa. La restauración en sí, consistió en reintegrar todos los faltantes de pintura y aplicar una nueva capa de barniz final.
De acuerdo a los estándares actuales de restauración de obras, se realizó un extenso registro fotográfico de todas las etapas del proceso, lo que permite conservar un documento de lo realizado para futuras revisiones.
Vale destacar la importancia de esta experiencia de trabajo grupal e interdisciplinario entre instituciones, artistas y restauradores, que otorga a cada uno la libertad de actuar en lo que es propio de su profesión y a su vez complementar el trabajo del otro para captar en conjunto el espíritu de una pintura.

http://www.torresgarcia.org.uy/

Publicar un comentario