viernes, 21 de octubre de 2011

1920-1922. TRAZOS DE NUEVA YORK

Exposición de obras de Joaquín Torres García

En el Museo Torres García de la Peatonal Sarandí 683 (Montevideo) podrá visitarse la exposición titulada "Trazos de Nueva York", con obras de Joaquín Torres García.


La exposición Trazos de Nueva York reúne obras inéditas en Uruguay, que corresponden al período que el pintor uruguayo vivió y creó en esa ciudad. Se trata de una muestra que expone a un Torres seducido por la cotidianidad y la belleza de la realidad. Sus acuarelas, dibujos y collages reflejan como en un espejo, la Nueva York de los años 20. Puede percibirse en ellas el pulso de una ciudad próspera luego de la Primera Guerra Mundial, donde florecían las artes y comenzaba a observarse el nacimiento de la sociedad de consumo, de la mano de la fundación de las grandes corporaciones y el surgimiento de los automóviles.
"Nunca antes Torres García se había interesado tanto en la cultura popular como en Nueva York: los dibujos animados en el cine, los cómics en los periódicos; va a un juego de béisbol, escucha jazz y hasta fue a ver la pelea de los boxeadores Dempsey y Carpenter (luego pintó un retrato a la acuarela de Dempsey). Los juguetes de figuras que diseñó en Nueva York recuerdan a Mutt y Jeff y al payaso Ko-Ko, un dibujo animado que se pasaba en los cines antes del largometraje. También pegaba en cuadernos hechos por él fotos de multitudes y tráfico, coches, aviones, caricaturas y gente, que recortaba de diarios y revistas. Dibujó caricaturas en las que demuestra su aguda ironía y sentido del humor; en 'Personalidad' y en 'New York' estudia los diferentes tipos sociales y étnicos locales: el poderoso hombre de negocios con el imprescindible Wall Street Journal en el bosillo, los italianos, los aristócratas descendientes de los peregrinos del Mayflower, las mujeres jóvenes y bien vestidas, el 'Joe' de la clase trabajadora", afirma Cecila Torres en un fragmento del texto del catálogo que acompaña la exposición.
El propio Torres García en una carta enviada a su amigo Jaume Llongueras en diciembre de 1921 habla de la intensidad con que vivió esos dos años, y de la importancia del período en su obra.
"Le aseguro amigo Llongueras que este año y medio que estoy aquí he vivido más que en toda mi vida pasada. He pasado crisis terribles que ni sé cómo las he resistido, era necesario que viniese aquí y en las condiciones que he venido. Y sería necesario que ustedes viniesen, y otros, sintieran nuestro valor. Éste, amigo, es otro planeta; punto de mira desde el cual las cosas se ven con una transparencia absoluta y desde donde se puede tener la conciencia del valor de todo. Yo puedo decir ahora qué es Europa y dentro de Europa España, y dentro de España Catalunya. Y qué es una cultura y qué no lo es. Y que es verdaderamente progreso y que no lo es. Y más que eso amigo, que es la verdadera vida y qué no lo es".

Extraído de: www.lr21.com.uy
Foto: Diario El País



Publicar un comentario