sábado, 14 de enero de 2012

Un libro ayuda a un abuelo a recuperar la lucidez mental
Tras sufrir un accidente cerebrovascular, el adulto mayor Alejandro Romero, de 63 años, logró recuperar la lucidez mental a través de la agradable lectura de un libro.
No obstante, su discapacidad motora no ha sido impedimento para cultivar el hábito y cambiar su destino a través del disfrute desde la primera letra hasta la última alegoría, por lo cual su historia es digno ejemplo en el Centro de Servicios Sociales Armando Reverón, ubicado en Catia La Mar, estado Vargas.
En este bello lugar, con vista al mar y rodeado de una armoniosa vegetación, existe una biblioteca en la que casi todos los libros han sido leídos y memorizados por Romero.
Para Alejandro, quien es mecánico automotriz retirado, la lectura es el pasatiempo perfecto para mantener su mente ocupada, “leo desde historietas hasta grandes clásicos” – lo cual combina con la fisioterapia.
Contó que los que más han marcado su vida son el poema épico La Divina Comedia, de Dante Alighieri, y las piezas Hamlet y Macbeth, ambas del dramaturgo inglés William Shakespeare.
Así como en La Divina Comedia se relata el viaje que realiza Dante, y en el que encontrará su propia identidad, Alejandro sostiene que se ha encontrado a sí mismo a través de estos viajes épicos, por eso llamó a los jóvenes a leer, “ya que vivirán dos veces”.
Por su parte, Pedro Manuel León, quien desde hace dos años es médico residente en el centro, del Instituto Nacional de Servicios Sociales (Inass), destacó que mientras el ser humano lee aleja de su vida la demencia senil y la depresión.
Sacó a colación al filósofo griego Aristóteles, quien sostenía que la lectura es el medio que los pobres tienen para llegar a cualquier país.
Precisamente para el poeta italiano Dante Alighieri: “Aristóteles es el maestro de los que saben”.
 
www.patriagrande.com.ve
Publicar un comentario