viernes, 13 de julio de 2012

El Director de la Fundación de Gabriel García Márquez aclaró que "no hay diagnóstico de demencia senil"


Jaime Abello Banfi, el director de la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) agregó que prefiere no polemizar sobre el estado de salud del autor de "Cien años de soledad".
Abello Banfi escribió en su cuenta de Twitter: "No voy a polemizar ni comentar interpretaciones sobre intimidad y salud de Gabo pero afirmo que no hay diagnóstico médico de demencia senil", en respuesta categórica a los dichos del hermano del nobel colombiano.
"Por favor no más comunicaciones de solidaridad: Gabo NO está demente; simplemente anciano y olvidadizo, todavía lo puedo disfrutar como amigo", pidió el director a través de @Jaime_Abello.
Por su parte, Alberto Salcedo Ramos, escritor y catedrático de Fundación, sostuvo: “Lo que hay que hacer con Gabo ahora no es lamentarlo, sino animarlo y celebrarlo leyendo sus libros. Lo mejor, es volver a su obra, que es memorable”.
García Márquez "nos ha dado un ejemplo de dignidad y de amor por la palabra", subrayó Salcedo Ramos al diario ecuatoriano ElComercio.com e invitó a repasar tres obras clave del escritor: "Cien años de soledad", "El otoño del patriarca" y "La increíble historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada".
En las últimas horas Jaime, el hermano de Gabriel García Márquez, dijo en una conferencia en la ciudad de Cartagena de Indias que el escritor sufre demencia senil y está perdiendo la memoria.
"Lo que él tiene son algunos conflictos de la memoria. En la familia todos sufrimos demencia senil, yo ya también comienzo a tener algunos problemitas y, por lo tanto, él ya tiene los estragos", comentó.
Según el hermano del Premio Nobel de Literatura en 1982, los problemas del autor de "Cien años de soledad" se anticiparon debido al tratamiento que recibió en 1999 para superar un cáncer linfático, informó DPA.
"(Los problemas) se le adelantaron debido a su cáncer linfático, que en el 99 lo puso en una situación casi de muerte y la quimioterapia que utilizaron le salvó la vida pero también le acabó muchas neuronas, muchas defensas y muchas células, y lo que hizo fue que se le aceleró ese proceso", agregó.
El escritor, de 85 años, se ha retirado de la vida pública en los últimos tiempos, lo que ha alimentado especulaciones sobre su salud e incluso rumores sobre su supuesta muerte, que circulan periódicamente en redes sociales.
Aunque Jaime García Márquez dijo que no ve a su hermano hace dos años y medio, cuando fue a visitarlo a Ciudad de México, donde vive, reveló que mantienen una fluida comunicación telefónica en la cual trata de refrescarle la memoria, que sería lo único que le está fallando, pues en la parte física y motriz está bien.
"Todavía lo tenemos, podemos hablar con él con mucha alegría y con mucho entusiasmo como siempre ha sido", dijo Jaime García Márquez, según fragmentos de declaraciones que publicaron los periódicos "El Tiempo" y "El Universal" de México.
"Dicen que ya no puede hablar. A veces da la sensación de que quisieran que se muriera, como si la muerte de él fuera una gran noticia. Lo que podemos pedir es que eso no ocurra, que se demore mucho tiempo", añadió Jaime, de 82 años.



Publicar un comentario