jueves, 9 de agosto de 2012

Chavela Vargas,
intensa y temperamental





Adela Micha


Chavela Vargas prescindió del mariachi y eliminó de la canción ranchera su tono festivo y la hizo honda, grave, de profunda desolación.



Chavela, intensa, temperamental, trascendió más allá del bolero, la canción ranchera, el corrido.
Nacida en Costa Rica, mexicana de adopción. Sorprendió en los 50 por su actitud desafiante y su apuesta radical. Musicalmente prescindió del mariachi y eliminó de la canción ranchera su tono festivo y la hizo honda, grave, de profunda desolación.
Monsiváis decía: Sabía extraerle a las canciones fervores y rencores.
Tuvo una infancia infeliz y de adolescente buscaba serenatas cada noche.
Chavela ya era "La Vargas" cuando cantó en la boda de Elizabeth Taylor con el productor Mike Todd. Y se hace amiga de luminarias como Rod Hudson, Ava Gardner, Ernest Hemingway, Frank Sinatra, pero también en México de Frida y Diego.
Conoce y trata a todos sus compositores preferidos, ya desaparecidos: José Alfredo Jiménez, Álvaro Carrillo, Tomás Méndez, Tata Nacho, Cuco Sánchez, Manuel Esperón. Y es amiga de mitos y leyendas como Agustín Lara, Pedro Vargas, Pepe Jara, Atahualpa Yupanki y Juan Rulfo.
Con Chavela Vargas las noches de bohemia tuvieron su imperio en El Patio y en Acapulco, en El Capri.
Grabó 80 discos y muchos recuerdan el primer éxito, la Macorina.
Para amanecer en sus últimos años, Chavela eligió Tepoztlán, donde se levantaba para platicar con el Chalchi, su monte Chamán.
El pueblo le rindió un homenaje de cuerpo presente en Garibaldi.
El cortejo fúnebre salió a las 5:50 pm de una agencia de Félix Cuevas. Tomó Eje Central, pasó por Bellas Artes y minutos después dio una vuelta a la Plaza de la Constitución.
A las 7 pm llegó a Garibaldi donde la esperaban sus seguidores. El ataúd fue colocado en una carpa.
El pasado martes se realizó realizará un segundo homenaje de cuerpo presenta a Chavela Vargas. Está previsto para la una de la tarde en el Palacio de Bellas Artes.
Posteriormente sus restos serán cremados y sus cenizas trasladadas a Tepoztlán, donde residió por muchos años.
Ahí se le rendirá un homenaje más en fecha por definir.

Publicar un comentario