viernes, 28 de septiembre de 2012

Opinión

 

 Jamás podrá el renacuajo rozar el plumaje de las águilas

 

 

Ángel Juárez Masares

 

 

La multiplicidad de posibilidades que ofrecen las redes sociales como medio alternativo de comunicación ya no admite dudas de ninguna especie.

Cada día se publican solicitudes de ayuda, y cada día alguien “encuentra” una persona de su afecto con la cual había perdido contacto; claro, todo esto mezclado con solicitudes de “juegos”, envíos de poemas cursis, y composiciones fotográficas místicas.

Sin embargo las redes son utilizadas cada vez con mas frecuencia para dar a conocer, promocionar, o convocar a actos políticos, recordemos la reciente movilización efectuada en la República Argentina, pues quizá sea una de las pruebas mas claras en ese sentido.

Dentro ese maremágnum donde conviven soledades y resentimientos con actitudes muy nobles, también suelen aparecer publicaciones destempladas, casi rozando la irracionalidad, y es a ellas que hoy queremos referirnos brevemente, en el entendido que tampoco merecen que le dediquemos demasiado espacio.

Días atrás un ciudadano instó a movilizarse “como respuesta del pueblo cansado de tanto abuso de estos comunistas tupamaros chupasangre”, y propuso “una solución electoral para un Uruguay como se debe, unión entre colorados blancos amarillos, verdes azules, todos los que nos vemos ultrajados por estos loquitos”.

Mas adelante escribió que “se impone imaginar una ingeniería electoral que permita sumar a colorados y blancos, que realmente hoy coinciden en sacudirse de encima las Intendencias del Frente Amplio”.

Aseguró que así “recuperaríamos nuestro Uruguay de manos de estos asesinos tupamaros comunistas, corruptos y lo peor, se han creído que son lo mejor, de esta manera los volamos.”

Naturalmente que la decisión de abordar este tema no tiene de nuestra parte ninguna intención político-partidaria, nuestros lectores se encuentran en todos los partidos políticos de nuestro país, y les debemos respeto.  Lo que nos molesta es la generalización y la virulencia que se desprende de lo manifestado por el convocante, a quien se lo manifestamos de la siguiente manera: “Y pensar que yo creía que los "comunistas tupamaros chupasangre" habían sido los pilares de la Cultura uruguaya de la que tanto nos enorgullecemos...tampoco sabía que los Ruben Yáñez, los Wilson Armas, los Sari Torres, las Nelly Goitiño, los Alberto Candeau... eran "asesinos-tupamaros-chupasangre"... me parece que se te entreveraron los tantos...”

La respuesta fue (errores ortográficos incluidos): “Angel, te repito el medico cura, el mecanico te arregla el auto el zapatero los zapatos, el que mato es asesino y de esa no tengo dudas, no me vengas con otro cantar, la realidad que mataron y eso los hace asesinos, no te saques boleto con la cultura ya que para matar no usaron esa cultura que vos hablas, sabes que, hacele un bien a la humanidad, bórrate”.

Naturalmente eso hicimos, nos “borramos” (no porque a la humanidad se le fuera a mover un pelo), en primer lugar porque tenemos muchos amigos militantes de los partidos tradicionales con los que interactuamos diariamente en un clima de humana concordia y respeto mutuo, y en segundo lugar porque consideramos inútil enfrascarnos en una discusión inconducente.

Sinceramente no sabemos si lo antes dicho está fuera de la línea de esta publicación, pero suponemos que la “cultura cívica” forma parte de la cultura general de un país.

De todas maneras insistimos en que nuestra molestia se encuentra enmarcada en la generalización. Evidentemente producto de la falta de información histórica que se desprende de la publicación aludida.

Quienes tuvimos oportunidad de conocer algunas personalidades como las mencionadas mas arriba, como Ruben Yáñez, Nelly Goitiño, Alberto Candeu, y nuestros amigos y referentes, Wilson Armas Castro, o Roberto Sari Torres (solo por mencionar personas públicas) no podemos permitir que sean calificados con ligereza por un ignorante cuyas diatribas –no dudamos- van contra la opinión de la mayoría de los ciudadanos Blancos y Colorados de este país.
Publicar un comentario