viernes, 28 de septiembre de 2012

El Quijote por dos

 
Nos gusta el cine, y por supuesto también nos gusta la buena literatura. Y qué mejor que volver a disfrutar de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha.
En dos versiones. La primera 1948 dirigida por  Rafael Gil. Con la actuación de  Rafael Rivelles, Juan Calvo, Fernando Rey, Manolo Morán, Sara Montiel, Juan Espantaleón, Julia Caba Alba, Carmen de Lucio, Guillermina Grin, Eduardo Fajardo,  José Prada, María 'Maruja' Asquerino, Arturo Marín, Manuel Requena, Guillermo Marín,  Nani Fernández, José María Seoane.

Esta versión española es quizá la más cara de todas las producciones cinematográficas que se han rodado sobre la figura del Quijote. Destaca en esta película la actuación de Juan Calvo como Sancho. Gracias a su cómica y desenvuelta interpretación logra mantener el interés en esta larga cinta que debido a su gran duración no fue muy bien acogida en el mercado americano.


 

 

 

 

Si se quedó con ganas de ver más. Le  ofrecemos una segunda opción, la versión de Orson Welles.
Orson Welles empezó el rodaje en 1955 y estuvo 15 años reanudando y parando el proyecto. En ese tiempo, se rodó material para montar tres películas distintas sobre Don Quijote. Cuando se le preguntaba cuándo sería el lanzamiento, Welles ponía excusas varias ya que pensaba que todavía no era el momento de mostrar tal película. Una de ellas es que había una explosión que destruía todo el planeta excepto a Don Quijote y Sancho Panza y no tenía presupuesto para rodarla. Según decía "lo que me pone nervioso es lanzarla; sé que este filme no le va a gustar a nadie. Será un film maldito. Me hace falta un gran éxito antes de ponerlo en circulación".
La película es la única que se completó íntegramente con dinero del propio Welles. Inicialmente iba a ser un mediometraje para televisión, que era el máximo presupuesto que tenía. Pero se enamoró por completo del tema y lo fue alargando gradualmente. "Lo que me pasó es más o menos lo que le pasó a Cervantes: que comenzó a escribir una novela y terminó escribiendo Don Quijote. Es un tema que no se puede abandonar una vez lo has comenzado."

El celuloide estuvo otros 20 años guardado por garajes y almacenes hasta que Jesús Franco y Patxi Irigoren emprendieron la misión de terminar la obra de Welles. El proyecto había sido emprendido antes por otros quienes abandonaron de nuevo.

Jesús Franco, director de la segunda unidad de "Campanadas a medianoche" y amigo personal de Welles, quien estuvo presente durante parte del rodaje de Don Quijote en España explica que las notas que dejó Welles eran manuscritos, grabados en el propio celuloide y los 62 minutos de narración que Orson dejó para las voces del personaje principal y del narrador.

En 1990 Oja Kodar, propietario de los derechos de todo el trabajo no terminado de Welles empezó la búsqueda del material rodado por tres continentes junto a Franco y Patxi. Cuando Orson Welles salió de Italia tuvo que dejar todo el material allí y encargó a Mauro Bonanni que cuidara de él como si fuera su hijo. Pero Bonanni no cooperó con el proyecto y se quedó una secuencia sin incluir en la versión final. En ella Don Quijote invade un cine y corre por el pasillo central arremetiendo lanza en mano contra la pantalla.

Cuando tuvieron todo el material, éste estaba en tan mal estado que tuvo que ser limpiado y restaurado fotograma a fotograma durante dos años. Por fin, la película fue estrenada en la Expo de Sevilla en 1992.

El material encontrado ha llevado a completar una película que refleja la profunda visión de Orson Welles del personaje creado por Cervantes. Welles ve el personaje central exactamente igual que Cervantes, según sus palabras. "Mi filme tiene lugar en los tiempos modernos, pero los personajes de Don Quijote y Sancho son exactamente como fueron; al menos, lo repito, según mi modo de entender".

El filme en su primera versión era demasiado comercial. Estaba pensado para televisión, y tuvo que cambiar ciertas cosas para hacerlo mas sustancial. Lo mas gracioso es que lo rodó con un equipo de seis personas. Su esposa era la guionista; el chófer cambiaba las luces, y él mismo iluminaba y era ayudante de cámara. Desde el principio toda la película fue improvisada lo que dio lugar a secuencias espontáneas maravillosas.

El arranque de la cinta tiene un estilo tradicional con Don Quijote y Sancho Panza cruzando a caballo las llanuras Andaluzas. Pero el primer anacronismo surge cuando el caballero medieval rescata a una mujer de las garras de un monstruo ruidoso que resulta ser un scooter y la dama lleva ropas chic de los primeros 60. Según el film avanza, los protagonistas encuentran todo un conjunto de nuevos inventos, incluyendo automóviles, televisiones, misiles y cámaras de cine. ¡Incluso se encuentran con Orson Welles que está en España rodando una película de Don Quijote! A pesar del anacronismo "Sancho y Don Quijote dicen tan sólo las frases que les dio Cervantes. Yo no he puesto palabras en su boca".

(información extraída de: http://www.divxclasico.com)


 

 
Publicar un comentario