viernes, 25 de enero de 2013


Investigación de ajuste a la historia ya narrada




Roberto Sari Torres


El libro “San Salvador el país de los charrúas” que trata de la historia  precedente a la existencia de  Dolores, desde 1527  a 1800, culmina con el mapa de 1800 donde el Capitán Andrés Oyarbide baliza los fortines sansalvadoreños de Antón de Grajeda (1827) y Ortiz de Zárate (1574) ambos sobre el mismo lugar (que es el que el autor ha sostenido en su propio libro de 1998) Tal cual estaría a 21 quilómetros de la desembocadura de este río, entre las bocas de las cañadas “de Viera” y “de Salgado”, más o menos , y en algunas de las cuchillas del lugar, el sitio donde los legendarios fortines y la chacra triguera  (desde 1527 a fines de 1529).  Para el autor la chacra triguera es el argumento paradigmático que guió a Grajeda para el afortinameinto y sembradío; un sitio alto y despejado, por encima de la máxima creciente (más de los  8 metros sobre el cero portuario local).
Tras la impresión del libro y las tertulias al respecto, el Ing. Agr. Washigton Eugui  anduvo conversando con vecinos del área estimada y de reconocida antigüedad en la misma. Contaron que: 1- (MLP) por ejemplo, integrando  una familia de pescadores cerca del Arroyo Olivera y a dos o tres quilómetros de la desembocadura, vivía en una vivienda construida a 3 metros del suelo, amurada a las horquetas de los árboles y con el bote  amarrado al piso alto con una cuerda  larga. MLP contó que  en cada “pampeada” (SO) o sudestada (SE) del río Uruguay o del Plata el río San Salvador  inundaba la llana y muy baja cota de la barranca de dos metros sobre el cero. La frecuencia de  crecientes (sin llover en la cuenca del “Lacán Guazú”) no era menor a  dos o tres veces semanales. Un fenómeno éste que para los experientes marinos y agricultores de 1527 no habría pasado desapercibido a la hora de decidirse por un lugar donde vivir.
2-En la cuchilla, por  Rincón de Ruiz, vive el Sr. Gómez Cervetti, de más de 90años de edad. Es la divisora de aguas de las cañadas “Viera” y “Deus”. Hace 75  o más años, halló dos antiquísimas  bayonetas carcomidas por el óxido de  los siglos. Ambas fueron después dadas a otras personas (una de Dolores).
Estaban enterradas en la ladera Oeste (hacia la cañada “de  Viera”, y entre  el río y el camino “Rincón de Ruiz”).
¿Origen?: Esta arma blanca para calzar en el caño de  las primitivas armas de fuego de mano se forjan a partir del Siglo XV.
Dos probabilidades: llegaron con arcabuceros de Antón de Grajeda (1527) o con Juan  de Garay en 1574, año del “Combate de San Salvador”.
En cualquiera de las dos opciones, sería el “antepatio” del área de los “Fuertes” de 1527 y 1574. muy cerca de allí habrían sido el lugar fundacional (fuerte de 1527) y agrario primordial de la América meridional (y del Uruguay, lógicamente). El Sr. Gómez Cervetti, en 1943, sobre la margen izquierda de la Cañada “Deus” encontró (a más de 1,50 metros de profundidad) un nido de  boleadoras (13), con un hueso humano del brazo, encima de ellas. En este caos la cañada está al  fondo de la ladera Este de la cuchilla.
3-El Sr. Luis Eugui, hace unos 30 años halló a unos quilómetros al oeste de la cañada “de Viera” una gran llave de 175mm de largo Ø 18mm, y ancho del agarre de 8 centímetros. El catálogo “Hierros de la Conquista” del  Tecnológico de Monterrey, figuran llaves muy parecidas a esta  de entre los siglos XVI y XVIII.
Al suscrito todo esto lo induce a pensar: 1°-estos hallazgos refuerzan su teoría, lógica y convicción, de que a  1,5 a 2 quilómetros aguas debajo de la punta de la Península “Timoteo Ramospé”, y en la margen sur del río, estuvo el “Puerto de las Naos” de 1527-1529. 2°-que los fortines y la chacra triguera de  Antonio de Grajeda se   situaron a 700 o mil metros al Sur de la ribera y encima de cotas de crecientes (8metros sobre el cero portuario), y en la cuchillla al Este de la cañada “Deus”
A los efectos de la acumulación de realismo, evidencias y lógica de esta historia sansalvadoreña, han sido de gran valor en esta última  y breve etapa, las colaboraciones tanto de Washington Eugui como de los  vecinos que expusieron sus recuerdos de hallazgos y otros, en an histórico sitio.
Publicar un comentario