sábado, 24 de agosto de 2013

Worcester Fragments:
nuevo libro del poeta escocés Neil Leadbeater



Introducción y traducciones: Luis Benítez
Fotos: gentileza archivo del autor




La oportunidad de conocer otros estilos y otras búsquedas poéticas es siempre feliz, pero esa felicidad se incrementa cuando podemos acceder a obras que, como la de este interesante poeta de Escocia, nos permiten el hallazgo de versos que no escapan a la línea de la rica tradic
El poeta escocés Neil Leadbeater
ión poética de su país, pero que paralelamente la refrescan y enriquecen con nuevos aportes. El poeta y narrador Neil Leadbeater nació en 1951, en Wolverhampton, Inglaterra. Se graduó en Repton School, Derbyshire, University of London (1973). Su obra poética se completa, hasta la actualidad, con los siguientes volúmenes:  Hoarding Conkers at Hailes Abbey (Littoral Press, 2010); Amazing World (Atlantean Publishing, 2010)  y Librettos for the Black Madonna (White Adder Press, 2011). Sus obras forman parte de las siguientes antologías: The Review of Contemporary Poetry (Ed.
Gary Bills) (Bluechrome Publishing, 2005); 101 Poets For a Cornish Assembly (Ed. Les Merton) (Boho Press, 2006) y The Real Survivors Anthology (Ed. Barry Tebb) (Sixties Press, 2006). Poemas y cuentos de su autoría han sido publicados en numerosas revistas de Gran Bretaña, Irlanda, Estados Unidos, Canadá, Chipre, Grecia, Rumania y Argentina. Los siguientes poemas pertenecen a su poemario Worcester Fragments, editado por el sello Original Plus Press, de Maryport, Cumbria, Escocia, en 2013. El origen del título elegido por Leadbeater se inspira en una colección de 25 breves piezas corales, de los siglos XIII y XIV, encontrados en la Catedral de Worcester y actualmente conservados en una biblioteca de Oxford.
En Worcester Fragments Leadbeater no abandona la precisión y la concisión que sus lectores ya le conocemos, sino que ahonda aún más en las posibilidades de sentido que su mismo estilo le brinda, caracterizado por una engañosa sencillez expresiva que comunica todavía mejor la compleja trama de su universo personal. Como pocos otros autores, Neil Leadbeater sabe comunicar lo inexpresable que su sensibilidad capta tanto en lo viviente como en las cosas, tanto en las relaciones interpersonales como en el lento pulido que el tiempo y la historia les imprimen. Sin embargo, esta reconocida capacidad del autor escocés no alcanzaría a ubicarlo como uno de los más interesantes poetas de Gran Bretaña, en la actualidad, si no tuviese además la capacidad de producir una identificación casi inmediata entre sus lectores. Es que a Neil Leadbeater le alcanza con algunos pocos versos para introducirnos en su mundo, donde las cosas son como nosotros las vemos más aquello que él nos revela: un toque, un destello del misterio –casi sacro, al tiempo que profano- que inunda imperceptiblemente cuanto nos rodea; Leadbeater se las ingenia  no para correr bruscamente el telón y así mostrarnos algo que, por maravilloso que resulte, a la vez podría impresionarnos como ominoso. En vez de ello, el poeta escocés lo que hace es levantar suavemente el velo y así permitir que algo de ese enigmático fulgor llegue hasta nosotros. Con su acción, lo que hace es agregarle a nuestro mundo perceptivo una porción nueva, una que modifica todo lo que antes habíamos  conocido y reconocido como lo “natural” y también lo “humano”.
En Worcester Fragments, me arriesgo a decir, esta capacidad del autor se muestra aún más acrecentada que en sus obras anteriores, lo que nos habla sin lugar a dudas de cómo Leadbeater fue afinando sus capacidades, tanto reflexivas como expositivas, en un proceso de maduración d
Cubierta de “Worcester Fragments”
e su arte que se torna evidente al recorrer las páginas de este poemario breve pero de maravillosa consistencia, donde la potencia de la idea y sus núcleos de sentido se aúnan con la fuerza emotiva –sin desbordes, nunca- capaz de dirigir los significados implícitos en el texto al centro de la sensibilidad del lector.
................................................................................


Poema de la flor del condado de Worcestershire


Así que este es el lugar donde San Pedro dejó caer las llaves del Cielo
-cuando un duplicado fue entregado -
pero ¿cómo su forma encuentra favor?
Fuera lo que fuera,
debe de haber sido algo que le ha hecho estar de pie
dominante en el amarillo
para que todas las cabezas, asintiendo de un solo modo,
le dijeran "sí" a la Primula veris (1),
a sus pétalos de primavera, sus tallos esbeltos (2);
su profusión en estas regiones.


(1) Variedad vegetal del género Primula, que habita Europa y Asia hasta Escocia en el norte. Sus flores son de un amarillo intenso.

(2) La palabra que utiliza el autor es wimbling, propia del antiguo Worcestershire y equivalente en el inglés moderno a slender (esbelto).


……………………………………………………………

El Poeta Entre los Hop Bines (1)

Aquello que enciende la imaginación, fermenta aquí. Usted puede casi
escuchar el crecimiento, el tumulto interno del salto, brinco y salto
pulsando a través de las enredaderas.
Cada línea es una potencia, las estrictas, regimentadas filas,
saltaron y con muchas ganas de ir.

Ya se han tejido sus vidas en mis líneas.
Me han dado una idea de lo que cada uno anhela
y nadie tiene
-la oportunidad de estar donde nunca podemos estar -
bailando en la luz.


(1) Género de plantas trepadoras (Humulus) al que pertenece el lúpulo (Humulus lupulus), entre otras.
Publicar un comentario