sábado, 1 de febrero de 2014

Stephen Hawking dice que no existen los agujeros negros


EL FAMOSO FÍSICO PONE EN ENTREDICHO LA NATURALEZA DE LOS AGUJEROS NEGROS AL SUGERIR QUE LA INFORMACIÓN SÓLO ESTARÍA TEMPORALMENTE PRISIONERA.



Stephen Hawking acaba de publicar un artículo en el que sugiere que los agujeros negros, al menos como los conocemos, no existen. Hawking conmocionó a la comunidad científica hace un par de días con una nueva teoría, que aún no tiene cálculos, que dice que estos objetos elusivos no cuentan con lo que se conoce como un horizonte de sucesos.

Los agujeros negros, como se conocen, son objetos que se pueden observar sólo indirectamente por su atracción gravitacional y que han llegado a tal punto de densidad, que su gravedad genera un horizonte de sucesos, del cual nada al interior puede escapar, ni siquiera la luz. Hawking, uno de los científicos más importantes en el estudio de estos misteriosos objetos cósmicos, añadió en 1974 un aspecto cuántico a esta teoría basada en la relatividad (y la cuántica y la física de la relatividad suelen tener conflictos básicos). Según Hawking, los agujeros negros deberían de emitir una pequeña cantidad de radiación, lo cual haría que eventualmente se evaporen. Si los agujeros negros mueren, entonces existe un problema: la física cuántica sostiene que la información no se destruye (al igual que la materia y la energía en  la física tradicional).
Hawking ahora propone que no existe un horizonte de sucesos en torno al agujero negro, sino un horizonte aparente, que “aprisiona la materia y energía solo temporalmente, antes de emitirla de nuevo, aunque en una forma caótica”, señala Zeeya Merali en Nature. “La ausencia de un horizonte de sucesos significa que no hay agujeros negros —en el sentido de regímenes de los cuales la luz no puede escapar al infinito”, escribe Hawking. Los nuevos horizontes aparentes son superficies que atrapan la luz, pero que pueden variar de tamaño, según fluctuaciones cuánticas con cierto potencial a que la luz escape. Hawking sugiere que la estructura del agujero negro justo a un lado del horizonte es caótica, lo que hace imposible que ésta se interprete, pero sin que sea realmente destruida. La nueva teoría responde a la paradoja del firewall, que señala que la información, al dejar un agujero negro, produciría enormes cantidades de energía y generaría un muro de fuego en el horizonte de sucesos que consumiría cualquier cosa que se le acercara. Lo anterior rompería una regla de la realtividad general que dice que cruzar el horizonte de sucesos no debe de producir sucesos. Por esto se le llama la paradoja del firewall.
Según la revista New Scientist no queda del todo claro hasta qué punto la nueva teoría de Hawkings es del todo distinta a lo que se maneja actualmente y si el horizonte aparente y caótico es verdaderamente distinto al horizonte de sucesos actual. Por el momento podemos decir que los fascinantes objetos cósmicos en cuestión se encuentran en estado de definición gris.




Extraído de : http://pijamasurf.com/
Publicar un comentario