sábado, 5 de abril de 2014

“Anatomía”: Nueva entrega de Fabricio Devalis

Por Luis Benítez
(desde Buenos Aires,
especial para HUM BRAL)


“Anatomía” es el título de esta nueva entrega del poeta Fabricio Devalis, recientemente editada en la ciudad de Córdoba, Argentina, por el sello Editorial Gráfica 29 de Mayo / Pan Comido Ediciones, para su colección Música del Lugar.
El volumen, breve pero conciso, incluye trabajos de fuerte impacto emocional en la sensibilidad del lector, que fácilmente se puede identificar con la voz del autor. Ello se debe a la capacidad de Devalis para referirse con un lenguaje directo -aunque bien provisto de recursos literarios empleados en su justa medida- a circunstancias, hechos y sentimientos que invariablemente pueden ser compartidos, que de hecho todos hemos compartido: el desamor; la pérdida; el recuerdo; el deseo y su sombra, la nostalgia, predominan en la primera parte de “Anatomía”, así como una exaltación de lo corporal, pero en función de expresar desde lo físico las emociones. El cuerpo como escritura de las emociones es la instancia elegida por el poeta en este volumen.
La segunda parte en la que podemos dividir a esta nueva entrega de Devalis se caracteriza por tópicas más conceptuales y en ella su autor demuestra -como en la primera sección- su capacidad para establecer un diálogo con el lector respecto de aquello que anticipan los mismos títulos de los poemas: “Disolución”,  “Silencios”,  “Inflexiones”, “Agonía”, “Solo”, “La luz en silencio”, “Indiferencia”, “Por escribir”, “Esta escritura”.
Fabricio Devalis nació en James Craik, provincia de Córdoba, Argentina, en 1971. Sus obras poéticas antes publicadas son Un cristo ciego (1999) y Tramas (2002). Fue incluido en las antologías locales Belleza Obliga (2004),  Derrota no (2005), El día más parecido: antología Pan Comido (2008). Ejemplos de su obra narrativa fueron antologados en el volumen Voces de este río (2009).


Así escribe Fabricio Devalis


Menesteres

Tendrás la palabra necesaria?
La que no duele por dentro
La que lava los huesos
la que necesita de la luz
y en la noche
se muerde en su paraíso
Sabés que está ahí
esa palabra
entre el sueño y el deseo
a flor de dientes
en su noveno mes
Eres tú solamente
el que no confía
el que ha puesto precio

a esa palabra.
Publicar un comentario