sábado, 2 de agosto de 2014


El misterio del barco del 1773 que descubrieron enterrado debajo del World Trade Center


Lo encontraron hace cuatro años, durante la remoción de escombros tras el atentado del 2002 donde estuvieron las Torres Gemelas. Ahora científicos confirmaron su origen: está vinculado también con otro hecho clave de la historia estadounidense.
Fue una sorpresa cuando lo hallaron, bajo los restos del World Trade Center, en Nueva York. Y ahora se confirmó que ese barco está vinculado con dos sucesos críticos de la historia de Estados Unidos: el 11 de septiembre del 2001 y la víspera de la Guerra Revolucionaria.



Investigadores informaron que un el barco desenterrado en el sitio de construcción del World Trade Center en el extremo sur de Manhattan se hizo con madera que fue cortada alrededor de 1773, dos años antes del comienzo de la guerra y tres antes de la firma de la Declaración de Independencia de Estados Unidos.
Científicos del centro de estudios Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia afirmaron en la revista especializada Three Ring Research, que el roble blanco usado en la armazón del barco provino de un bosque del área de Filadelfia, que es el mismo usado para construir el Independence Hall en Filadelfia.
Los investigadores dicen que identificaron tentativamente el barco como una corbeta construida en Filadelfia, que fue diseñada por los holandeses para transportar pasajeros y carga en aguas poco profundas y pedregosas. Después de navegar durante dos o tres décadas, la hundieron a propósito en el fondo del río Hudson como relleno para ampliar el extremo sur de Manhattan.
Hace cuatro años, se encontró una pieza del barco de 9,7 metros a unos seis metros de profundidad durante la construcción de un estacionamiento en el nuevo One World Trade Center, parte del complejo que se reconstruye después que los ataques terroristas del 11 de septiembre destruyeran las dos torres.
Los arqueólogos desmantelaron el barco pieza por pieza y congelaron las traviesas para poderlas estudiar y con la esperanza de rearmar el barco y exhibirlo. A poca distancia se encontró también un ancla de hierro de 45 kilos.
Es el segundo barco que se encuentra enterrado en el fondo de las aguas en el extremo sur de Manhattan en las últimas cuatro décadas. Los arqueólogos encontraron otro, de carga del siglo XVIII, en Water Street en 1982.



Extraído de: http://www.diariodecultura.com.ar/
Publicar un comentario