sábado, 28 de febrero de 2015

QUIEREN VENDER CUADRO FALSO Y LES PAGAN CON DINERO APÓCRIFO

Entre pillos anda el juego



Dos españoles quisieron estafar a un presunto jeque árabe, vendiéndole un Goya falso. Pero este los madrugó pagándoles con dinero apócrifo.



La Policía Nacional española imputó por estafa a dos hermanos residentes en la ciudad de Gerona que pretendían vender a un jeque árabe un cuadro que atribuían a Goya. Al final, los imputados fueron víctimas de su propio engaño y perdieron 300.000 euros.
El falso Goya. Foto: Policía Nacional de España

En el año 2006 la Audiencia Provincial de Girona sentenció que ese cuadro, el "Retrato de Antonio María Esquivel", no era obra de Francisco de Goya. Aún así, los hermanos emplearon el certificado de autenticidad que esa Audiencia había anulado, para tratar de engañar a un supuesto jeque árabe que -según les decía. Quería revender el cuadro en el mercado asiático.
El caso es que el jeque árabe o lo que realmente fuera el hombre al que los dos hermanos querían engañar, tampoco jugaba limpio. Su objetivo era darles gato por liebre y lograr que le entregaran la pintura a cambio de nada. Según informa La vanguardia, un representante suyo entregó en Turín a intermediarios de los hermanos una suma cercana a 1.700.000 francos suizos, a modo de seña y parte de pago. Los billetes eran tan falsos como el cuadro.
Las investigaciones se iniciaron en diciembre del año pasado, cuando el Servicio Aduanero de la ciudad francesa de Avignon informó a la Brigada de Patrimonio Histórico de la Comisaría General de Policía Judicial de Francia, que habían interceptado a dos españoles que viajaban con un montón de fajos de billetes suizos de mentira.
Los agentes supieron entonces que el dinero falso formaba parte de una operación de compra venta del lienzo que se iba a cerrar en cuatro millones de euros. Los dos hombres interceptados en la aduana manifestaron que se percataron del engaño cuando trataron de ingresar el efectivo en un banco de Ginebra. Los empleados del establecimiento les dijeron que no aceptaban billetes fotocopiados, aunque estuvieran en colores. Los hermanos se dieron cuenta de que les habían robado 300.000 euros.
Para peor, contaban con esos 300.000 euros, ya que para asumir gastos inherentes a la operación y pagar a sus intermediarios, habían pedido prestada una fuerte suma a un empresario de su
 ciudad, al que pensaban pagar sin problemas con el dinero recibido en Turín.

Sin embargo, se quedaron sólo con un montón de fotocopias de billetes y una imputación por delito de estafa. Además, la policía decomisó el cuadro falso. 
Del jeque, o lo que fuera, no se supo más nada.




Fuente: Montevideo Portal
Publicar un comentario