viernes, 23 de diciembre de 2011


Antonio Gala despide el año con un deseo: morir en 2012


Suena fuerte. Impacta. Genera ganas de transmitir amor por la vida. Pero el escritor español Antonio Gala tiene sus razones para suplicarle al destino que el 2012 sea el año de su partida.
Según reproduce el diario “ABC”, el autor nacido en octubre de 1930 ha expresado en la ciudad de Zaragoza sus ganas de no vivir el año entrante de forma completa porque prefiere “morir cómoda y alegremente”.
Quizás, para darle un contexto a sus dichos y no juzgarlo, es necesario recordar que Gala ha soportado en los últimos meses un duro tratamiento médico motivado por el cáncer de colon que lo aqueja.
Haber tenido que aceptar someter su cuerpo a sesiones de quimio y radioterapia fue para él, y no es para menos, un proceso cruel. A decir verdad, el sacrificio valió la pena porque le permitió librarle a la muerte una gran batalla que, al menos por el momento, va ganando él. Claro que, aún cuando la enfermedad está controlada, el trance dejó secuelas imposibles de reparar.
Aunque tenga proyectos (como el de elaborar una obra de teatro) y planifique parte de su futuro, Gala siente que está en la etapa final de su vida. Por eso, además de creer que partirá antes de que 2012 llegue a su fin, se ha permitido rechazar la idea de escribir su autobiografía. Con humor pero consciente de su situación, el autor explicó que no desea repasar su historia porque no desea “desnudarse” ahora que ya no posee “un cuerpo bonito”.
Nadie está en condiciones de saber si, en efecto, el deseo de Antonio Gala se hará realidad. Tal vez sea sólo una expresión para simbolizar las ganas de ponerle fin al sufrimiento pero, más allá de cuál sea la naturaleza de semejante anhelo, hay que comprenderlo. En casos como éste, nadie puede decir qué es correcto y qué no: sólo queda acompañar y respetar las decisiones personales.

Extraído de: www.poemas-del-alma.com  
Publicar un comentario