sábado, 31 de diciembre de 2011

FEBRERO




La Directora de Cultura afirmó que no hay periodistas, cuestionando la “capacidad para vivir en comunidad” de algunos ciudadanos





El pasado miércoles HUM BRAL “colgó” en Facebook la cita de José Artigas que precede a esta nota.

Ello motivó la intervención de la Señora Directora Departamental de Cultura. Prof. Lourdes Cerchi Gil a través del siguiente comentario:

“El pueblo es soberano si es educado y capacitado para vivir en comunidad donde el trabajo, la honestidad, y el respeto por el bien común son un valor.

Hay periódicos pero no periodistas.”

En virtud de ello nos preguntamos:

¿Qué autoridad tiene y en qué se basa la Prof. Lourdes Cerchi para asegurar que “hay periódicos pero no periodistas”?

¿Lo hace en su calidad de Directora Departamental de Cultura?

¿Posee idoneidad en el tema (no excluyente pero que desconocemos) que la habilita para juzgar los parámetros que rigen el periodismo?

Naturalmente sabemos que –como en toda actividad- existen malos, regulares, y buenos profesionales; pero quienes escriben en los diarios deberían ser evaluados –en todo caso- a través de la opinión pública, que tiene además la posibilidad de elegir qué –o a quién- leer.

La jerarca municipal señala además que: “El pueblo es soberano si es educado y capacitado para vivir en comunidad donde el trabajo, la honestidad, y el respeto por el bien común son un valor.”

Claramente está diciendo que quienes no sean educados y quienes no estén capacitados para vivir en comunidad, no pueden ejercer soberanía.

Se desprende de sus dichos que hay ciudadanos de primera y de segunda, ciudadanos que por educados y capacitados tienen ciertas prerrogativas y otros que por no haber tenido oportunidades económicas, sociales o de cualquier índole no tienen derecho a acceder a ellas.

Además la funcionaria pública se arroga el derecho de afirmar que no hay periodistas, calificando sobre una materia que no tiene ni capacidad ni autoridad para hacerlo.

Cabría recordarle a la Profesora Lourdes Cerchi que ocupa un cargo público en su doble calidad de ciudadana y de dirigente política. Que legalmente y lícitamente el Intendente Guillermo Besozzi la puso en ese cargo para administrar recursos públicos, y no para erigirse como una suerte de censora que determina éste es periodista y este no, éste es ciudadano apto para vivir en comunidad, y este otro no. Adoptar esa postura es peligroso y la historia ha demostrado que el primer paso del pensamiento totalitario es posicionarse como censor, ya que es el escalón previo a convertirse en inquisidor.

Queremos pensar también que se trata de un error de la Prof. Cerchi esos párrafos vertidos en una red social que la exhiben en una postura alejada de lo que debe ser un administrador público en un gobierno democrático.

Por el contrario si esos enunciados realmente reflejan su concepción filosófica, equivaldría a afirmar que al frente de la Dirección de Cultura el Intendente Besozzi colocó a una descendiente de Tomás de Torquemada. Algo que por supuesto nos resistimos creer.





Aldo Roque Difilippo

Ángel Juárez Masares



(Responsables de HUM BRAL;

que no es un diario ni un periódico

pero que hace periodismo)

Publicar un comentario