viernes, 18 de mayo de 2012

Villa Soriano: Patrimonio desaparecido
El misterioso portón de la Aduana, robado de los Talleres municipales, y que se niega a aparecer




Aduana: La clásica postal de Villa Soriano, al fondo
la entrada donde debería estar el portón de hierro.

Aldo Roque Difilippo





A 19 años de  cometido el robo  todavía seguimos sin saber dónde está el portóm de la Aduana de Villa Soriano. Fue robado de los talleres municipales donde fue llevado para su reparación, se inició una investigación que demoró 10 años sin ningún resultado, y ahora parecería ser que la Intendencia tiene algunas presunciones de donde podría estar, pero todo es difuso y hasta contradictorio.

En la última sesión de la Junta Departamental de Soriano la edil Jacqueline Gurruchaga (MPP-FA) planteó el tema, indicando que había alguna presunción del paradero del histórico portón de hierro, al recibir información  de parte del Director de Turismo de la Intendencia, José Luis Perazza que comentó el tema en una reunión de la Comisión de Turismo del Legislativo comunal. 

Posteriormente, Perazza en diálogo con HUM BRAL relató que “una persona me comentó que habría otra persona en Maldonado que lo habría comprado de buena fe” desconociendo que se trataba de un elemento histórico, mucho menos que había sido robado, y que “estaría dispuesto a devolverlo si se le aporta  una fotografía” para cotejar que se trata del mismo portón.



Los hechos



Los hechos se suscitaron en 1993, y recién diez años después, luego de un intrincado proceso burocrático, y tras el pasaje de tres administraciones municipales, el  expediente fue archivado sin que se pudiera dar con el paradero del viejo portón de hierro y con los autores del robo. En agosto de 2003 la Junta Departamental de Soriano decidió, por 27 votos, en 28 ediles presentes, archivar el expediente que investigaba la falta del antiguo portón de la Aduana de Villa Soriano.

Como se sabe Villa Santo Domingo de Soriano fue el epicentro de la revolución artiguista, y sus construcciones son el reflejo de esa época, por lo que el edificio de la Aduana fue declarado Patrimonio Histórico de la Nación.

Los hechos comenzaron cuando "según constancia de la Prefectura Nacional Naval de fecha 07/10/93 la administración municipal procedió al retiro de dos portones de hierro del edificio de la Aduana de Villa Soriano, en ocasión de realizarse trabajos de albañilería por parte del personal municipal, en el marco de un convenio entre la Dirección Nacional de Aduanas (DNA) y la Intendencia Municipal de Soriano", según se expresa en los considerados la Comisión de Cultura de la Junta Departamental, e 4 de agosto de 2003.

El portón  era de hierro forjado, y formaba parte del centenario edificio de la Aduana de Villa Soriano, declarado Patrimonio Histórico de la Nación, por su alto valor arquitectónico, artesanal e histórico.

 
Pueblo chico, infierno grande:
la persona que nos proporcionó esta
fotografía lo hizo con la condición de
no revelar la identidad de la persona
que aparece en ella. Si bien es de los
años 50, “en la Villa todos se conocen”
y dependen de uno o dos fuentes
laborales, por lo que prefirió reservar
su identidad; aspecto que respetamos.
El diputado Roque Arregui efectuó un planteamiento en la Cámara (el 26/2/1996), solicitando información a la DNA. Cuatro meses después, el 10 de julio de 1996, la DNA y la Intendencia de Soriano inician una investigación administrativa "para el esclarecimiento de la desaparición de los referidos portones". Ante la imposibilidad de aclarar los hechos por esta vía, y a tres años de que se produjera el hurto, se "dispuso la formulación de la denuncia penal correspondiente, la que es efectivizada el 24/09/1996 ante el juzgado Letrado de 1era. Instancia de Mercedes según ficha 366/96". En febrero de 1997 el expediente judicial es archivado "por falta de méritos".
En agosto de 2003, luego de investigar el caso,  la Comisión de Cultura de la Junta Departamental de Soriano, explicó que queda en evidencia que "los referidos portones fueron retirados por orden superior de la Intendencia Municipal de Soriano. Que fueron depositados en los Talleres Municipales con el propósito de repararlos y que desde allí desaparecieron. Que si bien los responsables eran funcionarios municipales no fue posible individualizarlos. Que existió un mal diligenciamiento por parte de la Administración en cuanto a las medidas de control y a la demora en iniciar la investigación del caso. Que en función del tiempo transcurrido, diez años, que la mayoría de los involucrados ya no revisten en el Municipio y que han pasado las administraciones de tres gobiernos municipales con el correspondiente cambio de jerarcas, se hace imposible determinar hoy las responsabilidades que no se pudieron hacer cuando se realizaron los procedimientos".
Diecinueve años transcurrieron desde que se produjo el robo. Pasaron 5  administraciones municipales, sin que nadie pueda dar explicaciones de cómo salieron los pesados portones de hierro de los talleres municipales, y quiénes los sustrajeron.
Ahora parecería  que alguien conoce a alguien que puede tenerlos, pero los datos son por demás vagos y difusos. Quizá el próximo año, en el vigésimo aniversario del robo alguien obtenga datos concretos que pueda dar con su paradero, o quizá otro alguien esté esperando que el delito caduque.
Publicar un comentario