viernes, 1 de marzo de 2013



Mohammed al-Ajami, beneficiado por una apelación





Desde que la historia del poeta catarí Mohammed al-Ajami se hizo conocida a nivel mundial, las noticias poco alentadoras no dejaron de sucederse. Primero, cuando ya llevaba un año en prisión acusado de atacar al emir de su nación y de promover la destitución del gobierno, se anunció su condena a cadena perpetua.
Tiempo después, el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU denunció las condiciones irregulares de detención del poeta, aunque las autoridades cataríes no parecieron darle demasiada importancia a la presión internacional.
Cuando la suerte de al-Ajami parecía echada, sin embargo, el panorama cambió. Acaba de conocerse que, luego de la apelación presentada por su abogado defensor, la condena fue modificada: de la prisión perpetua se pasó a un castigo de quince años de reclusión, informa la BBC.
El abogado de al-Ajami, de todos modos, no se conforma. Najib al Naimi anunció que impulsará una campaña en todo el planeta para que el gobierno catarí acepte la liberación del escritor pese a que el procedimiento judicial ya ha concluido.
El letrado aseguró que el poeta sigue en prisión porque existen “motivaciones políticas”. Al Naimi sostuvo en declaraciones recogidas por Europa Press que el castigo al escritor es un mensaje para todo aquel que quiera “abrir la boca” en Catar.
Es importante destacar que, pese al cambio de condena, al-Ajami no quedó conforme con su situación. De hecho, al ser retirado del tribunal por los guardias, se marchó gritando que no existe “ninguna ley” que sirva para justificar su detención.
Lo esencial de este caso, después de todo, es que un ciudadano fue encarcelado sólo por “recitar un poema”, como explica el activista por los derechos humanos Alí al Hattab. Que una acción tan simple pueda permitir una condena por la supuesta intención de desestabilizar a un gobierno resulta, simplemente, inconcebible.


Extraído de: http://www.poemas-del-alma.com 
Publicar un comentario