viernes, 22 de junio de 2012


PARÍS CET MOI


Damián Ibarguren Gauthier

“Las personas acuden a ver la Mona Lisa como a venerar una nueva aparición de la virgen; algunos –confundidos-  hasta se persignan cuando la ven. Yo ni la mire y ella tampoco”.

Al fin un teclado en español. Yo no lo sabía, pero el teclado en francés tiene algunas teclas en otro lugar, por ejemplo la “a” y la “q” están cambiadas. Siempre que uno viaja aprende cosas nuevas, en la cotidiana es cuando uno las descubre, y  me di cuenta de eso intentando escribir un mail desde Paris.
Otra cosa que me sorprendió ni bien llegué a esta ciudad fue descubrir la confluencia de diferentes razas y culturas que tiene hoy día. Todas están ahí, a la sombra de la torre Eiffel. Además de los miles de turistas, están los “nativos” africanos, indios, pakistaníes, chinos, latinos. Para el recién llegado, las mujeres musulmanas son las que mas llaman la atención por sus burkas en diferentes niveles y colores. Pero también los africanos con sus vestidos de colores ellos y ellas. Un carnaval de culturas conviviendo aparentemente en armonía.
 
 Como toda ciudad grande hay de todo, hermosas familias multirraciales y grupos que definitivamente producen distanciamientos.
 Paris en un momento me llamaba la atención por el peso de su historia. Orígenes de miles de años, la edad media, renacimiento, revolución, ilustración, impresionismo, guerras, y su mayo. Por esas calles donde yo estaba tomando una cerveza y abocetando una esquina, había pasado Napoleón, Hemingway, Monet, Baudelaire, Rousseau, nombres y más nombres. Cada uno pasó por ahí con su vida, y con sus ideas a rastras como yo ahora con las mías,
 Ese Paris de las ideas, de los libros, y lejano en el tiempo, contrastaba con el Paris actual, multi racial, cultural, con los parques verdes llenos de personas disfrutando el sol primaveral. Los jóvenes habitantes de Paris, con niños o sin ellos entre las palomas, todos al sol. No dudé ni un minuto en unirme a ellos, aún cuando al pasto verde lo vi desde el segundo piso del Louvre, desde el ala de los españoles.
 Ya está bien, suficiente, ya uno está cansado. Al Greco que hay ahí no lo conocía, los grabados de Goya están medio escondidos. Había ya atravesado la compleja tarea de pasar por el ala de los italianos. Si… donde está la famosa Mona Lisa. El cuadro era mas grande de lo que me había imaginado, pero no se por qué todos imaginan que es aún mas grande.
 Pobre Mona Lisa, en su prisión; castillo de cristal blindado, sitiada por decenas de personas. Ella mira a lo lejos por encima de todos. Yo ni la mire y ella tampoco.


Las personas acuden a ella como a venerar una nueva aparición de la virgen, hasta algunos confundidos hasta se persignan cuando la ven.
Argentinos, alemanes, chinos, chilenos, italianos, acuden en manadas, a esa altura aburridos -igual que yo- llegan a la sala de la virgen del renacimiento y apenas si ven el gigantesco Veronese. Por suerte la Gioconda sí puede entretenerse con sus infinitos detalles. Uno ya está harto de tanto cuadro, de tanta pared, de todo.
 Yo no quería mas nada cuando entré a esa sala, pues justo en el pasillo anterior, a unos pocos metros de la entrada, está el Baco -también de Da Vinci- pintado en 1510, solito ahí en el pasillo. La manada, sobre excitada por la proximidad de la Diosa misteriosa, ni siquiera lo ve, pasan casi corriendo en procesión, saben que después de tener la foto de la Gioconda pueden ir a buscar la cafetería llena de alemanes y tomarse un cafecito a 10 Euros.
Me quedé a solas ahí con el Baco, vi las pinceladitas del maestro, el esfumado; 500 años de historia de pintura a 20 centímetros de mis ojos. Podría tocarlo si quisiera, una gran obra de la humanidad ahí. Después de eso, desaparece el asombro. Los maestros de todo los tiempos, héroes y villanos de todos los libros, ídolos de mi mente, todos ahí colgando, detrás de una multitud que no para de pasar, buscan, como yo, vaya uno saber qué cosa.
 Y en esa búsqueda sin querer uno llega a la batalla final. La sala de los grandes formatos. Ahí me abandonaron las fuerzas, me sentí derrotado, solo con la decoración de la sala que conecta los dos pasillos de los grandes formatos, uno cae de rodillas, pide clemencia. En ese momento recordaba mi abandonada paleta en el taller cerrado de Ciudad Vieja. ¿Cómo se animaron a hacer todo aquello? ¿Cómo? ¿Por qué?
Yo humilde pintor derrotado ahí en ese campo misterioso, con aquellos cuadros colosales… Ahí fue que pensé en el pastito que había visto por la ventana.
 Huimos del segundo piso al jardín. Sin zapatos, sentados al sol tibio, el pasto fresco, una cerveza, A ta sante….
Estaba en Paris.
Publicar un comentario