sábado, 27 de octubre de 2012


Museo Histórico Nacional
Retrato de Artigas, por Juan Manuel Blanes.
“Un simple ciudadano: José Artigas” expone diversas miradas del Jefe de los Orientales



El Museo Histórico Nacional exhibe una muestra denominada “Un simple ciudadano: José Artigas” que reúne en sus instalaciones, en la Ciudad Vieja, más de 50 obras pictóricas, esculturas y elementos varios, muchos de ellos desconocidos por la ciudadanía, vinculados al héroe nacional.
La muestra adquiere especial relevancia en virtud del traslado de los restos del prócer desde el Palacio Legislativo al Mausoleo.
La directora de la institución, Ariadna Islas, recordó que la exposición surgió por una carta de Artigas al Cabildo de Montevideo en 1815 en la que éste rechaza ser nombrado “capitán general y sin ejemplar patrono de la libertad de los pueblos”.
Islas relató que el gobernante entendía que los títulos son los fantasmas de los estados y ese título, casi nobiliario, contradecía el concepto de República. Ante esto, Artigas consideraba que de todos los títulos que quisieron otorgarle él prefería el de “simple ciudadano”.



La historiadora mencionó que en los cuadros y esculturas del acervo del museo “teníamos una multiplicidad de Artigas, de los cuales varios no lucían como simples ciudadanos sino que eran otra cosa, en una construcción de 200 años de mirar la historia y el arte sobre la figura de Artigas”.
Entre la selección de obras, destaca una litografía que es el único retrato de José Artigas al natural realizado por Alfred Demersay, en Paraguay, en 1847. Allí Artigas aparece de perfil, anciano, con poncho, bastón y sentado en una austera silla. El autor lo caracterizó como un temido jefe de bandidos de la peor clase que han alterado la propiedad y el orden político en las provincias del Río de la Plata.
La memoria sobre Artigas no era única. Un óleo de Eduardo Carbajal muestra a un Artigas patriarcal en Paraguay durante los últimos años de vida, en 1865.  Luce un poncho americano por debajo del cual aparece un sencillo uniforme y en una de sus manos lo que podría ser la Constitución de la República.


Litografía de C. Sauvageot,
sobre dibujo a lápiz de Alfredo Demersay.
De general a estadista
Otra imagen exhibe a Artigas, algo más rejuvenecido, como general de la independencia del país y primer gobernante uniformado de gala, propio de un Presidente de la República. Este es un óleo de Juan Marraschini fechado en 1884.

yenda
Juan Manuel Blanes propone, el mismo año, la imagen más familiar y ciudadana disponible de Artigas. El héroe se muestra sin distintivos militares y vuelve a lucir poncho que constituye un elemento del uniforme que transforma a Artigas de general en estadista.
Monumento a José Artigas- Fue inaugurado,
en Febrero de 1923- Obra del italiano Ángel Zanelli.
José Luiz Zorrilla de San Martín pintó, a mediados del 900, al Artigas descripto por el General Antonio Díaz en 1879. No tiene uniforme, viste una chaquetilla similar a las carbonillas de Blanes y conserva su poncho americano muy similar al que se expone en sala atribuido a Artigas.
En 1919 Blanes Viale ilustra al Artigas estadista americano y jefe de un movimiento político. En un modesto rancho en Purificación está  rodeado de otras figuras como el padre franciscano José Monterroso, algunos criollos pobres, un indio y un afrodescendiente.
"Este cuadro marca una ruptura en la representación de Artigas. Aquí se muestra a un movimiento político que convoca a los sectores más desposeídos de la sociedad", apuntó Islas. “En 1919 hay una base de conocimiento histórico que relaciona a Artigas con el movimiento artiguista, con la idea de la confederación americana como propuesta", agregó.


Realismo social
Frente a un boceto para mural de Astapenco-Garayalde y Polleri de 1953, Islas subrayó que el mismo fue rescatado del depósito del museo y hasta ahora no había sido exhibido al público. La pieza, realizada en el marco del primer centenario de la muerte del prócer, utiliza como lenguaje el realismo social.
Urna de latón que contuvo los restos de Artigas.
Esta corriente concebía a los pueblos como protagonistas de la historia y no como seguidores de un héroe. La obra recorre, en un desarrollo vertical ascendente, los distintos momentos del Éxodo del Pueblo Oriental.
También se exhibe el retrato más contemporáneo de Artigas del pintor Anhelo Hernández. La obra es de 2001 y según Islas "este si que es un Artigas, simple ciudadano", destacó.
El autor se valió de la descripción realizada por Dámaso Antonio Larrañaga. Recrea la cara hecha en carbonilla de Blanes que muestra, según la entrevistada, al Artigas más republicano del siglo XIX.
Artigas está sentado sólo y su indumentaria es modesta y monocromática. Un papel que descansa en una de sus manos dice: “sean”. Despojado de toda connotación de poder, Hernández, instala aquí al protagonista en un marco de igualdad con el espectador.
La exhibición integra además, bocetos de los dos proyectos ganadores (Angel Zanelli y Juan Ferrari) de la escultura de Artigas erigida en 1923 en Plaza Independencia, la primera urna de latón que contuvo los restos de Artigas y la bandera que la cubrió durante su repatriación.

La muestra puede ser visitada en Rincón 437 de lunes a viernes entre las 11:00 y las 17:00 horas.



Publicar un comentario