sábado, 19 de octubre de 2013

Adiós a Morlán

Bonifacio Fernández: el último veterano se ha ido



Roberto Sari Torres



El 4 de octubre del corriente, el último suspiro de la historia viva que de Morlán quedaba entre nosotros, se  ha ido; Bonifacio Fernández, el último veterano de aquella batalla, murió  a los 97 años de edad. Sobrevivió  más de 78 años y medio al ametrallar del combate de Paso Morlán, a las cinco de la tarde del lunes 28 de Enero de 1935. Bonifacio,joven de 19 años entonces, fue uno de los 85 comandos civiles insurgentes que en la explanada que forma la gran curva del valle del arroyo Colla antes del cruzar por abajo del puente de la ruta Nº 2, frente a 
Rosario, presentaron batalla al despotismo.
Cuando el 27 de enero de 2010 presenté públicamente el libro “COMBATE DE PASO MORLAN” ya casi  un año antes ponía en conocimiento del  Gobierno Departamental de Colonia el próximo 75 aniversario de aquella épica gesta ocurrida sobre el territorio del vecino departamento de Colonia, detalles del suceso; la publicación del libro mencionado y la solicitud de  qué  importante sería si ese gobierno levantara un hito en el lugar del bélico encuentro. Con la adhesión de  la Asociación de Historiadores del departamento de Colonia, el 4 de febrero de 2010 y con la presencia del viejo guerrillero (condecorado por el gobierno de Colonia de manos del Intendente Walter Zimmer) se descubrió un hito recordatorio del legendario encuentro entre los  insurgentes del pueblo y la escuadra militar de la dictadura de Gabriel Terra (del Cuartel de Colonia) al mando del Capitán Díaz Asmesto, quien con ametralladoras pesadas y fusiles de largo alcance les corta el paso a Rosario. Deberán  combatir y lo hacen, al costo de tres jóvenes vidas perdidas en defensa de sus altos ideales. Del agrupamiento militar en el campo de guerra quedan 5 muertos, jóvenes  también. ¡Qué inmundicia son las dictaduras!

Tras una hora y medio de rudo guerrillerar y tiroteo, al anochecer, junto con sus tres hermanos matores y un amigo ponen los caballos a trote corto rumbo a Carmelo de donde habían partido a la medianoche con el propósito de participar también en los hechos ahora consumados y visto su resultado. Se hará ciclista y correrá durante años junto a su amigo Atilio François. Poco después declarará en Dolores, ciudad  que honró con su presencia, con una historia sobre sus hombros, similar a la de los 30 insurgentes que al mando de Antonio Paseyro se encontraron allá con ellos, carmelitanos; los mercedarios de comando de Arturo González Viera; los rosarinos y sabaleros bajo el comando de  Ovidio Alonso y Eugencio Quintana; los colonienses del Sacramento y los montevideanos con Paco Espínola que había ido de fusil y lacipera.
Como se fueron ellos -84 antes que él- ahora le tocó a Bonifacio Fernández, el último vetenaro  de aquel insigne momento histórico del Siglo XX.
Si alguna vez volviera a  pasar por el Paso Morlán, allí frente al hito del año 2010 dejaría un adiós por el último guerrillero que se había quedado por el barrio, por lo menos hasta que la historia de aquellos se contara. Y visto que aùn vivía entre nosotros y que ninguna otra  munición lo voltearía, el Gobierno de Soriano y el Municipio de Dolores aprovecharon la oportunidad para expresarle su reconocimiento. Siento que por Morlán y por los hombres como Bonifacio, la historia que vendrá  no  los dejará  morir de olvido en ningún pedregal del no se sabe todavía.


Publicar un comentario