sábado, 26 de octubre de 2013

PIETRO ARETINO, UN FIGLIO DI CORTIGIANA



Pietro Aretino nació en Arezzo el 20 de abril de 1492 y murió en Venecia el 21 de octubre de 1556. Se desconoce cómo fue su infancia, salvo que era hijo de un zapatero llamado Luca (su apellido quizá era Del Tura) y de una prostituta, Margherita dei Bonci, llamada Tita, que también servía de modelo para pintores y escultores. El apellido de Aretino con el que es conocido en realidad es el gentilicio de su ciudad natal, Arezzo. De hecho, a menudo se le nombra simplemente como El Aretino.
 Tras una inquieta adolescencia y parte de su juventud vivida en Roma, donde fue protegido por León X y Clemente VII, inició su carrera de escritor escandaloso por las cortes de Europa. Carlos V y Francisco I se disputaron los favores de su incisiva pluma. Dentro de su vena calumniadora, destacan las Pasquinadas y los Juicios. Son célebres sus Sonetos de lujuria, compuestos para acompañar los dibujos de Giulio Romano. También escribió para el teatro piezas como La cortesana (1534) o El hipócrita (1542), que hacen un retrato de los vicios. Sus Diálogos (1532-1534) fueron traducidos al castellano en 1548 con el título de Coloquio de las damas.
A Pietro Aretino le gust
aba definirse así: 
Figlio di cortigiana, con anima di re («Hijo de cortesana con alma de rey»).
Escribió en su Correspondencia:


Me dicen que soy hijo de cortesana; esto no me vuelve malo; sin embargo tengo el espíritu de un rey. Vivo libre, me divierto y por tanto puedo llamarme feliz. Mis medallas están fundidas con todos los metales y todos los materiales. Mi efigie está expuesta frente a los palacios. Se esculpe mi cabeza en bustos, en medallones, sobre el marco de los espejos, como se hace con AlejandroCésarEscipión. Algunos vasos de cristal se llaman vasos aretinos. Una raza de caballos ha tomado mi nombre porque el papa Clemente me regaló uno de ellos. El arroyo que baña parte de mi casa se llama el Aretino. Mis mujeres quieren que las llamen Aretinas. Finalmente, se dice "estilo aretino". Los pedantes pueden morir de rabia antes de alcanzar tanto honor.
Publicar un comentario